×

Mensaje de advertencia

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.
Misterio Pascual

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Hace un año, el CPL empezó a publicar una nueva revista (Galilea.153). Como siempre que se empiezan proyectos de esta magnitud, la lluvia de ideas inicial se convirtió en una larga conversación sobre qué es lo esencial en la liturgia. Después de divagar durante un largo rato, se llegó a la conclusión de que lo más importante es que realmente se celebre el misterio pascual. Pero, ¿sabemos qué significa?

Investigamos

Teniendo en cuenta el tipo de blog que estáis leyendo, ya habréis deducido que no se trata de un misterio como los de Sherlock Holmes o Hercule Poirot.

La palabra «misterio» viene del griego «mysterion», que significa lo que es inexpresable, que es inaccesible para la razón y para las ciencias naturales, que solo es accesible por la fe. El adjetivo «pascual» completa el significado de la expresión: es la muerte de Jesucristo, su resurrección y la venida del Reino de Dios con todo lo que conlleva.

Jesús mismo nos lo dice: «Haced esto en memoria mía» (Lc 22,19). Es lo que vertebra el Nuevo Testamento, aunque también es el elemento constitutivo de la Iglesia; lo que constituye al cristianismo como tal es precisamente la persona de Jesús –encarnado, crucificado, resucitado y glorificado– y la predicación apostólica, enraizada en diversas comunidades y vivida y atestiguada desde estas diversas comunidades y en ellas.

Celebramos

La liturgia de la Iglesia ha celebrado el misterio pascual desde sus orígenes y con el paso del tiempo se ha dotado de diferentes «momentos» para hacerlo:

  • El año litúrgico: celebración del misterio pascual en un ciclo anual que empieza con la Navidad y su tiempo de preparación, el Adviento; y llega a la cumbre con la Pascua.
  • La Liturgia de las Horas: celebración del misterio pascual a lo largo del día, cada día.
  • Los sacramentos: el sacramento por excelencia es la Eucaristía, el único instituido directamente por Jesucristo y que la comunidad desde sus inicios celebra sobre todo en domingo. Pero también se celebra en el resto desde perspectivas diferentes.

En resumen, siempre estamos celebrando lo mismo, pero tenemos la suerte de poder hacerlo de diferentes maneras y con diferentes lenguajes. Así, todos los cristianos (en momentos personales diferentes y lenguajes diversos) podemos encontrar nuestro lugar. ¡Aprovechémoslo!