Anglès, bàsquet... catequesi?

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Inicio de curso

Septiembre acostumbra a ser un mes movidito. Es una época de cambios, de empezar un curso nuevo. Una de las conversaciones más escuchadas entre las familias es: ¿Cómo le han ido las primeras clases a tu hijo? En el mejor de los casos habrá sido un inicio sin dificultades, sin embargo, seguro que algunos habrán discutido un rato para conseguir que los niños entren en la escuela.

Y en medio de esta situación complicada ya de por sí, con el proceso de adaptación necesario y a la vez asegurándose de tener el material necesario para seguir las asignaturas, aparece otra de las batallas de las familias: las actividades extraescolares.

¿Otra actividad más?

La dificultad de estas actividades es precisamente poder cuadrar los horarios: un par de días para ir a inglés, que es muy necesario en este mundo tan globalizado; un par de días más para ir a entreno, que así hace ejercicio y también aprende un deporte en equipo; quizá incluso hace música, así desarrolla cierta sensibilidad artística. ¡Ah! ¿Y qué día irá a catequesis?

Estos días he participado en las inscripciones en la parroquia y he observado cómo alguna familia intentaba negociar un cambio de día. También algunas escuelas religiosas tienen un problema similar: cuándo y dónde se hará catequesis, si el horario y los espacios ya están llenos. Quizá la pregunta no debería ser cuándo, sino plantearnos si la catequesis es realmente una actividad extraescolar más.

Prioricemos

Seguro que, si se plantea esta cuestión a personas implicadas en la parroquia, dirán que no. Pero me centraré en la respuesta que uno de los catequistas daba a las familias: «Priorizad, nosotros no podemos decidir por vosotros». Aquí está la clave.

En muchos casos la decisión de ir a catequesis no depende de los niños, sino de las familias. Y entre muchos factores, algunos tratados anteriormente en este blog, también dependerá de ellas si la catequesis es una actividad extraescolar o no.

Entonces, ¿cómo presentamos la catequesis? ¿Es para nosotros un espacio para acercarse a Dios, un lugar para descubrir a Jesús amigo y para profundizar en los sacramentos? Prioricemos y tomemos una decisión según estas prioridades.