×

Mensaje de advertencia

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

¿Como ir en bicicleta?

A muchos nos gustaría que la iniciación cristiana fuera tan sencilla como aprender a ir en bicicleta: subirse al sillín, empezar a pedalear, caer varias veces, hasta que, de repente, el cuerpo encuentra el equilibrio adecuado. Y entonces ya nunca se olvida.

Vamos a catequesis

Centrándonos solo en los niños, cada parroquia organiza la catequesis como puede: con o sin catequesis familiar, con juegos o no, centrada en los sacramentos o en la figura de Jesús...

Los catequistas se esfuerzan día a día para ayudarles a profundizar en su fe y descubrir todas las dimensiones de la vida cristiana. Y en muchas ocasiones se tiene que hacer aprovechando los huecos entre las actividades extracurriculares.

Los ruedines

Y a pesar de que esto es mucho más complicado que ir en bici, sí que comparten algunos elementos.

El primero es que para aprender se tiene que practicar. Es importante que la catequesis no sea solo una clase teórica, sino que los niños deben hacer experiencia de celebración litúrgica; ya sea en formato de oración, de celebración de la palabra o de Eucaristía, incluso cuando aún no comulgan.

Y el segundo es que no se aprende solo. Es muy posible que, para hacer frente al miedo de pedalear, el niño necesite alguien que le aguante por el sillín en la parte de detrás, o que esté a su lado agarrándole por el manillar, puede que necesite empezar con ruedines; o puede ser que lo necesite todo.

Es por eso que en la iniciación cristiana es importante que no sean solo el catequista y el niño. La colaboración de las familias y de la comunidad será lo que realmente ayudará al niño a tener una experiencia más plena y rica.

Así pues, sería bueno detenerse un momento y pensar: ¿Como padres o como comunidad, cómo nos implicamos en ella?

Para la iniciación cristiana parece que no existe una receta perfecta, en ella intervienen muchos factores y este es solo uno de ellos; así que, por supuesto, volveremos a hablar de ella wink