Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

El día de la inauguración de la Capilla de San Lucas, en el barrio de Torre Baró, tuvimos la mala suerte de que el cardenal, Mns. Lluís Martínez Sistach, accedió a los locales por la puerta secundaria, que da a una pequeña plaza, en vez del acceso principal, visible desde la Autopista. Este hecho conllevó una crítica razonable al proyecto: era necesario que los locales pudieran ser identificados por su función en todas las fachadas.

Para dar respuesta a este requerimiento, desde el despacho hemos optado por una solución sencilla, económica y propia del diseño "retail": Llevar el espacio celebrativo interior al exterior o, en otras palabras, poner un vinilo con el retablo de Lau Feliu en las aberturas practicables de las fachadas visibles al tráfico rodado. De este modo, la dureza del retablo cerámico se vuelve luminoso cuando se retroilumina, convirtiéndose en una especie de lámpara-vidriera que significa la presencia del espacio religioso en el barrio. En definitiva no se trata de una gran intervención, pero a veces con pequeños gestos se pueden conseguir muy buenos resultados.