Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

Este lunes 9 de febrero tuvo lugar la primera sesión del seminario interno sobre Patrimonio Sacro de la Fundación Joan Maragall, que ya anunciamos aquí. En esta primera sesión participaron alrededor de cuarenta personas, la mayoría provenientes del ámbito de la arquitectura, entre las que cabe destacar la presencia del Delegado de Asuntos Religiosos de la Generalidad de Cataluña, D. Enric Vendrell; del Presidente de la Fundación Joan Maragall, el Sr. Josep Maria Carbonell; o el director de la Revista Taüll, D. Narcís Negre, entre otros. También hay que hacer notar la participación de personas vinculadas a la docencia universitaria, como las Doctoras Magda Mària (UPC) y Concha Peig (UIC); arquitectos con obras de arquitectura religiosa reconocidas, como Enric Comas sj; o jóvenes arquitectos provenientes del resto del territorio, como el gerundense Miquel Pol Barceló. En definitiva, repasar todo el listado de participantes sería muy interesante y enriquecedor pero, para no seguir haciendo injusticia, seguimos adelante.

Siendo la primera sesión del seminario, los coordinadores creímos conveniente la osadía de invitar a Mons. Francesc Pardo, Obispo de Girona, como responsable de del SICPAS (Secretariado Interdiocesano para la Custodia y Promoción del Arte Sagrado de Cataluña), que accedió desde el principio. La ponencia de Mons. Pardo tuvo una primera parte de carácter más general, en la que presentó el Patrimonio Sacro como una herramienta pastoral, educativa y evangelizadora. Ante la disyuntiva "culto o cultura", Mons. Pardo ofrecía una visión sintética donde el patrimonio sacro ayudara a pasar de la contemplación de los bienes visibles a la de los bienes invisibles que proceden de Cristo. En la segunda parte de la ponencia, Mons. Pardo se atrevió (con acierto, todo hay que decirlo) a usar el lenguaje propiamente arquitectónico haciendo un repaso de los orígenes de los templos cristianos y de qué aspectos son importantes de cara al diseño de nuevas iglesias a la luz del Concilio Vaticano II.

Después de un breve descanso y tentempié, los arquitectos Jordi Coll y Joan Giribert (CGB Arquitectos) presentaron el último templo consagrado en Cataluña y, a la vez, primero nuevo centro parroquial del Obispado de Sant Feliu: la Parroquia de San Antonio María Claret, en Sant Boi del Llobregat. La intervención merecería dedicarle un post pero, siendo muy breves, se trata de una edificación aislada que consta de un volumen de planta baja y piso dedicado a actividades parroquiales y otro volumen más alto y de carácter simbólico que acoge el templo en planta baja y más estancias parroquiales en planta sótano. La idea del cuerpo principal surge de la forma de dos manos que rezan o de la forma del pez, símbolo de los primeros cristianos que también se encuentra en los celos del primer cuerpo, resuelta a partir de dos láminas conoides que dejan una rendija de luz superior a lo largo de toda la nave de la iglesia. Se nota la influencia gaudiniana en sus superficies regladas (hay que recordar que Jordi Coll trabaja como director arquitecto adjunto a la Basílica de la Sagrada Familia) y un cierto eco con el edificio de la Catedral de Santa María de Tokio (Kenzo Tange , 1961).

La sesión finalizó con un espacio de debate que se quedó corto donde se apuntaron temas como la normativa de los espacios de culto, la tensión entre espacios lineales o asamblearios, o la dificultad de los elementos icónicos como los campanarios. La próxima sesión tendrá lugar el lunes 13 de Abril en el Auditorio de la Fundación Joan Maragall de 19:00 a 21: 00h y contará con las ponencias de Mn. José María Riba, Director del Museo Episcopal de Vic, y del arquitecto Guillermo Maluenda, que presentará la la última parroquia construida en Barcelona: San Francisco de Paula. Para contactar con el seminario de patrimonio sacro: patrimonisacre@fundaciojoanmaragall.org