Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

En el escaparate del último CIARC (Congreso Internacional de Arquitectura Contemporánea) celebrado en Sevilla (post) destacaba un prolífico autor en lengua castellana por encima del resto. Se trata del Dr. Eduardo Delgado Orusco, con quien he estado veraneando virtualmente a través de la lectura de tres obras suyas: "Entre el suelo y el cielo", "Paisajes con alma" y, especialmente, "¡Bendita Vanguardia!". No lo conozco personalmente, sólo de vista, pero como que también forma parte del comité científico del XXXVII Curso de AADIPA espero poder charlar con él el próximo diciembre.
 
"¡Bendita Vanguardia!" Vendría a ser una condensación y presentación para el gran público del primer libro citado, "Entre el suelo y el cielo". Su tesis es realmente provocadora y sugerente: "En un período particularmente oscuro de nuestra historia reciente, donde la cultura está en gran medida controlada y sometida a la censura, los afan de modernidad de la generación de arquitectos titulada tras la guerra civil encontra sume mejor cauce de Expresión a través de una de las Instituciones fuera de toda sospecha: la Iglesia ". A través de sus 300 páginas el autor repasando lo que fue la arquitectura religiosa contemporánea en la España del franquismo, desde el 1950 al 1975 A Cataluña, Eduardo Delgado dice algo que creo acertada (págs. 117 -127) y es que los autores del Grupo R, a pesar de hacer un tratamiento moderno de los elementos constructivos siguen una liturgia en general obsoleta. No hubo una reflexión sobre el espacio asambleario y suelen repetir los esquemas lineales típicos, de forma que la modernidad de estos edificios es relativa ya que, como apuntaba Antoni Borràs sj, sólo podemos decir que hay arquitectura religiosa moderna si hay continuidad con lo que iba reflexionando el Movimiento Litúrgico. En definitiva, un libro absolutamente recomendable y fácil de encontrar en librerías.
 
A este "Paisajes con alma", su subtítulo es bastante esclarecedor: "Inventario de lugar para rezar", es decir, se trata de una recopilación de obras religiosas del autor: desde la ampliación del monasterio de San Pedro Regalado, perteneciente al nuevo Instituto Iesu Communio (Lerma, Burgos, 2008-2012) en la Capilla Eucarística efímera para la fiesta de las familias (Madrid. 2012). Son 150 páginas de reflexión sobre obra hecha. Una mirada hacia atrás que busca mirar las "espaldas de Dios", el paso del sagrado a través del trabajo profesional (Ex 33, 12-23). Si en "¡Bendita vanguardia!" El autor nos dejaba a las puertas de la transición, los años 70, "Paisajes con alma" es un salto necesario en nuestros días que sigue el estudio de la anterior materializado en obras concretas que dialogan con la arquitectura de los inicios del siglo XXI.

Es una lástima que no hayan más libros como éste, que presenten la tarea realizada, constante y tozuda, de un arquitecto que sigue apostando por la arquitectura sacra como lugar privilegiado para la creación profesional. Por eso estoy terminando mi tesina en teología, que se titulará "Ámbitos de revelación. Arquitectura y nueva evangelización ", reflexionando sobre diez casos externos de arquitectura religiosa contemporánea de los últimos diez años y otros realizados desde el despacho T113-Taller de Arquitectura en los últimos tres años. Si todo va según lo previsto podré defenderla antes de Navidad.