Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Ya me perdonarán pero no veo claro lo de Omella. Hace días, de hecho hace años, que circulan nombres para suceder el arzobispo de Barcelona, ​​Lluís Martínez Sistach. Este abril cumplirá los 78 años y ya habrán pasado tres de su renuncia. Su salud de hierro, la falta de problemas graves en la diócesis, y las incógnitas sobre la política catalana han provocado una prórroga con normalidad. Claro, que si los argumentos de la prórroga son estos, hay motivos para prever antes del fin de la Sagrada Familia que la jubilación de Martínez Sistach. Su padre murió con 99 años en plena salud y los demás factores se comentan solos.

Bien. El caso es que uno de los nombres que ahora circulan es el de Juan José Omella, actual obispo en Logroño, y que el relevo llegaría ya en pocos meses o semanas. A Omella no lo conozco de nada, pero todo el mundo habla de él como un hombre de perfil claramente social y en sintonía y amistadat con Francisco, quien hace pocos meses le "ascendió" como miembro de la Congregación para los Obispos. El salto de un obispo de una pequeña diócesis a este consejo vaticano permite interpretar fácilmente que será un personaje decisivo en la pausada pero segura renovación que está haciendo el Papa de la cúpula del episcopado español.

Además de eso, lo que lo sitúa en Barcelona es que habla catalán. Nació en Cretas, un pueblo del sur de la Franja junto al pueblo de mi abuelo paterno, Germán Llisterri, que también tenía como lengua familiar el catalán. A lo mejor incluso tenemos parientes comunes. Pero al contrario que mi abuelo, Omella ha hecho toda su trayectoria en Zaragoza, después a la diócesis aragonesa de Barbastro y desde 2004 en Logroño.

Muy bien. ¿Y por qué no lo veo claro?

No he visto un gran entusiasmo entre el clero de Barcelona. Francamente. Aunque somos educados y lo recibiremos cordialmente. Pero Omella sabe de Cataluña y de Barcelona de oídos. No ha tenido ninguna implicación ni experiencia significativa en la realidad pastoral catalana. Y la lengua no es sólo un vehículo de comunicación, también es la base de una identidad colectiva.

Cansa repetir el argumento, pero no es que sólo sepamos mirarnos el ombligo. La cuestión es que aunque finalmente quiera o no quiera ser un estado, Cataluña tiene y tendrá una historia, una cultura, una lengua y una tradición eclesial propia. La que Carles Cardó retrata con perfección eclesiástica en Les dues tradicions. Història espiritual de les Espanyes.

Tradición propia no significa cerrada, y hemos acogido obispos, sacerdotes, religiosos y católicos de todas partes. Incluso de la otra punta del mundo. Y nadie puede dudar de la circulación en Cataluña de ideas pastorales provenientes de otros países. Sólo hay que mirar el programa de congresos internacionales que han hecho los últimos años instituciones como la Facultat de Teologia de Catalunya o la Fundació Joan Maragall; la presencia de religiosos catalanes en sus gobiernos generales; o la constante relación con movimientos y experiencias eclesiales internacionales.

Pero al mismo tiempo es una tradición propia dolida porque se ha querido hacer política con la Iglesia imponiendo en las sedes catalanas una jerarquía desconocedora, cuando no alejada o contrari , del marco cultural y social en el que debe servir.

Todo se puede aprender si hay interés. ¿Pero es que no hay nadie en Cataluña que respire franciscano que pueda ser el nuevo arzobispo de Barcelona? ¿Por qué los sectores integristas ven a Omella como alguien que vendrá a redimirnos de las perversiones y los pecados de una iglesia demasiado catalanista? ¿Tiene que venir alguien que cuando nos haya entendido y querido ya tendrá la edad de jubilarse? No lo veo nada claro y tampoco creo que sea un regalo para Omella complicarle de esta manera la vida.

Lo vería claro si la Iglesia en Cataluña fuera un desastre. O si alguien nos quisiera decir que somos un desastre. Tenemos nuestras limitaciones, hemos hecho cosas mal y sufrimos la ola secularizadora europea. Pero si en algún lugar ha caído especialmente bien el papa Francisco, incluso entre los independentistas pecadores, es precisamente en Cataluña, donde la sintonía generalizada con el Vaticano II se lo pone fácil. Siempre ha sido una iglesia de periferias (y por eso alguna vez se ha accidentado), de diálogo y encuentro con la sociedad (y por eso alguna vez se ha difuminado) y de experiencias de sinodalidad como fue el Concilio Provincial Tarraconense (y por ello a veces nos hemos desmadrado).

Pero ¿como puede ser que precisamente de entre el clero presente en el aula conciliar de Sant Cugat, que sudó la aplicación del Vaticano II en Cataluña, no saliera la siguiente generación episcopal catalana? Han venido obispos formados fuera de Cataluña y también los hemos querido, pero ¿no hay nadie criado en la pastoral de la Iglesia catalana que pueda ser llamado a liderarla los próximos años? Incluso, si se quiere, alguien que pueda ofrecer otra voz, que beba de otra tradición, dentro de la Iglesia española?

No es para curarme en salud el hecho de decir que no es nada personal contra Omella. Pero ¿hay algún motivo confesable para enviar un paracaidista en Barcelona? ¿Enviar una tarjeta roja al soberanismo? Creo que sería mejor preguntar un poco más en Barcelona lo que esperamos y dejar al margen las consideraciones políticas. Y que San Fructuoso nos conserve la vista.