Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

En el sínodo faltó el acuerdo sobre la homosexualidad y el divorcio, pero en definitiva será el Papa quien decida. Y los cambios que quiere introducir ya los tiene en mente, más aún, ya los pone en práctica. Un comentario de Paul Anthony McGavin