Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Albania es el primer país europeo que el papa Francisco visita, fuera de Italia. Y ha querido hacerlo al más pobre, y al que se considera más ateo. Además, a la cuna de la Madre Teresa de Calcuta, cuya canonización debería ser rápida y veloz, pues qué milagro se necesita más que la vida y la obra de esta monja albanesa, a la que, recientemente tres académicos canadienses de las universidades de Montreal y Ottawa, han acusado en un libro de ser la musa inspiradora de las políticas martirizantes del Gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien en más de una ocasión acudió a la frase de la beata “hay que dar hasta que duela” Como si Wagner tuviera la culpa del genocidio nazi y de la locura de Hitler.

Un viaje paradigmático en el que Francisco ha llegado a decir que “ no sabía que vuestro pueblo había sufrido tanto”. Y es que hay muchas cosas que en Roma no se saben, que se han ocultado, que hay que escucharlas, verlas, y ponerles solución. Este viaje marca, sin duda, un nuevo signo al estilo de los viajes papales: breve, para no excederse en el gasto; con mensajes claros, para que no haya lugar a duda de lo que se debe hacer en esta nueva era; un viaje al corazón de la diversidad, sin miedos ni complejos.

Este es el camino para la Iglesia en Europa: el primado de la misericordia entrañable. Europa no puede olvidar este mensaje y lo repetirá en Estrasburgo el 25 de noviembre, en su segundo viaje europeo, no a un país, sino al Parlamento Europeo. Quizás allí, lo más de 700 eurodiputados puedan volver a escuchar aquel mensaje que dijo en el avión, regresando de Tierra Santa, sobre Europa. Sebastien Maillard, redactor francés del periódico La Croix, le preguntó al Papa si estaba preocupado con el crecimiento de los populismos en Europa tras el resultado electoral al Parlamento de la UE:

En estos días, he tenido tiempo de rezar el Padre Nuestro, un poco [ríe], pero no tengo noticias de las elecciones, de verdad. No tengo los datos, no se quienes ganaron, ni quienes no ganaron, ¿no? No estoy informado. ¿Pero en qué sentido usted se refiere al populismo?…

 En el sentido de que hoy muchos europeos tienen miedo, piensan que no hay futuro en Europa. Hay mucho desempleo y el partido antieuropeo ha tenido un fuerte crecimiento en estas elecciones…

 Este es un argumento del que he oído hablar, ¿no? de Europa, de la confianza o la desconfianza en Europa, ¿no?

Incluso con el euro, algunos quieren volver atrás… sobre estas cosas yo no entiendo mucho. Pero usted ha dicho una palabra clave: el desempleo. Esto es grave. Es grave y yo lo interpreto así, simplificando. Formamos parte de un sistema económico global, donde en el centro está el dinero, no la persona humana. Y en un verdadero sistema económico, en el centro debería estar el hombre y la mujer, la persona humana. Y hoy, en el medio está el dinero.

Para mantener esto, para equilibrarse, se debe ir adelante con las algunas medidas de “descarte”. Y se descartan los niños -el nivel de natalidad en Europa no es muy alto, ¿eh? Creo que Italia es del 1,2%, en Francia, ustedes tienen un 2%, un poco más; en España, menos que en Italia: no sé si llega al 1%… se descarta los niños, se descartan los ancianos: los viejos no sirven; ahora mismo, en algunas circunstancias, van a verlos porque son jubilados y tienen necesitad, pero es una cosa coyuntural. Pero los ancianos se descartan, incluso con situaciones de eutanasia oculta, en muchos países, ¿no es así? Es decir, los medicamentos se administran hasta un cierto punto, ¿no?

Y ahora mismo, descartamos también los jóvenes, y esto es muy grave: es muy grave. En Italia, creo que el desempleo juvenil es casi del 40%, no estoy seguro; en España, estoy seguro: es del 50%. Y en Andalucía, en el sur de España, del 60%. ¡Esto significa que hay toda una generación de “ni-ni” no estudian ni trabajan, y esto es muy grave! Se descarta una generación de jóvenes. Para mí, esta cultura del descarte es muy grave ¿no? Pero esto no pasa sólo en Europa: hay un poco en todas partes, pero en Europa se siente más ¿no?
Si usted hace la comparación, hace 10 años, con la cultura del bienestar, ¿no? Esto es realmente trágico, ¿no?

Es un momento difícil. Un sistema económico inhumano. Yo no he tenido miedo de escribir en la exhortación Evangelii Gaudium: este sistema económico mata. Y lo repito. No sé si me he acercado un poco “a su inquietud… Gracias.

Ismail Kadaré, el escritor albanés, exiliado en Francia decía hace poco que. “En cualquier tiranía, la vida está plagada de secretos y existe una realidad doble y a veces incluso triple. Es como un agujero negro del que es muy difícil escapar”. Ahora publica una nueva novela, Provocación (Ed. Alianza). Y eso ha sido el viaje del Papa,: un acto de provocación a quienes no se enteran que en Europa, la vieja y rica Europa, se esconde una vergonzante pobreza.