Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

(CR) El conseller de Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, Josep Bargalló, ha vuelto a defender públicamente una asignatura de cultura religiosa en las escuelas. Según Bargalló, en Catalunya, "en algunas escuelas de ideario cristiano o católico en nuestro país la asignatura de religión ya no es religión católica, ya es cultura religiosa". El Conseller cree que estas escuelas concertadas "nos han mostrado el camino a seguir" y que "este es el camino que la escuela pública debe recoger".

Bargalló ha defendido esta posición a raíz de una pregunta del sindicato de profesores de religión Junts en una sesión de este miércoles del Foro Europa. Ha recordado que "es evidente que la escuela no es el espacio para la catequesis o de transmisión de fe. La escuela es un lugar de transmisión de conocimiento". Pero al mismo tiempo cree que no se puede entender la historia y el mundo "sin unos conocimientos de historia de cultura religiosa que es parte fundamental de la cultura de nuestra sociedad o las culturas de nuestra sociedad".

Según Bargalló, el problema es que "con los acuerdos del Gobierno español con las distintas confesiones religiosas nos veremos abocados en un futuro, si no lo cambiamos, a varias asignaturas de diferentes religiones" y eso cree que "no sería positivo". Las comunidades musulmanas, judías y protestantes tienen reconocidos desde 1992 la posibilidad de ofrecer una asignatura de religión en los centros públicos, un derecho que nunca se ha desplegado en Catalunya principalmente por la dificultad de acreditación de los docentes de cada confesión. En el caso católico, esta situación se regula por los Acuerdos Iglesia-Estado de 1978 que tienen rango internacional y que según Bargalló "nos atan" y "no nos toca revisar a nosotros". Sin embargo, cree que "los acuerdos son revisables" y "unos acuerdos que nos sean útiles, són un estorbo".

En todo caso, ha insistido en que "la apuesta por la cultura religiosa es buena y es la adecuada formativa y socialmente. En eso estamos trabajando y no seremos los primeros que en hacerlo, cuando lo hagamos".

El responsable d'Ensenyament también ha explicado que los dos sindicatos que agrupan buena parte del millar de profesores de religión católica que hay hoy en los centros públicos de Cataluña, "nos han expresado su acuerdo en esta postura".

Por otra parte, en la misma sesión, sobre la financiación de la escuela concertada el consejero ha reconocido "que el módulo del concierto educativo es insuficiente" pero que también "deberíamos destinar más dinero a la escuela pública".