Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Laura Mor –CR) Unas ramas de olivo han expresado este domingo el compromiso de paz de los cristianos con la creación. Cerca de ochocientas personas de diferentes confesiones han orado para renovar la "casa común" en la víspera de San Francisco de Asís. Lo han hecho en la basílica de la Sagrada Familia, en una vigilia ecuménica extraordinaria que fuerza a replantear la agenda eclesial: los cristianos deben trabajar para el cuidado de la naturaleza y deben hacerlo juntos.

Los representantes de las principales confesiones cristianas han orado, en concreto, por los frutos de la próxima 26ª cumbre por el clima, que la ONU celebra dentro de un mes. La COP 26 tendrá lugar en Glasgow del 1 al 12 de noviembre. Es uno de los puntos en los que pusieron el foco hace un mes el papa Francisco, el patriarca ecuménico y arzobispo de Constantinopla Bartolomé I, y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

"Si pensamos en la humanidad como una familia y trabajamos juntos hacia un futuro basado en el bien común, podríamos encontrarnos viviendo en un mundo muy diferente". Así lo decían en el mensaje conjunto para la protección de la creación firmado el 1 de septiembre. Y que marca la necesidad de una estrategia compartida.

Los tres líderes señalaron un cambio urgente de actitud que se ha recogido este domingo en la Sagrada Familia. El obispo Carlos López de la Iglesia Española Reformada Episcopal ha leído un fragmento de este mensaje que recuerda que "escoger la vida significa hacer sacrificios y ejercer la moderación". La presencia formal de una cincuentena de entidades, iglesias y comunidades cristianas confirma que la Iglesia en Cataluña cree y muestra un compromiso público basado en una misma espiritualidad ecosocial.

La espiritualidad que resiste el consumo

El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha hecho un llamamiento similar al terminar la oración: "Tengamos una mirada nueva, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia frente al imperio del mercado y de la producción y el consumo desmesurados".

En su intervención, ha pedido poner "medidas correctoras en nuestro sistema capitalista" porque "la economía está al servicio de las personas y de la casa común, y no al revés". Y reiteró el mensaje que se desprende del relato bíblico de la creación: "La tierra nos precede y nos ha sido confiada, nosotros somos sólo unos humildes administradores".

A post shared by Catalunya Religió (@catreligio)

Confesar fracasos y deficiencias

La vigilia ha tenido también un momento para pedir perdón. "Deberíamos confesar nuestros fracasos y deficiencias para hacer los cambios y sacrificios necesarios, de manera que todos tengan lo suficiente para sobrevivir y que toda la creación alabe el nombre del Señor", pidió Bartolomé I, en otra intervención, que ha leído el arzobispo metropolitano de España y Portugal Bessarion, del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

En una adaptación de la Laudato si', el pastor Javier García, director de Agape Europa y presidente de Cristianos por Terrassa, y María Rosa Ocaña, delegada de ecumenismo de la Iglesia ortodoxa del Patriarcado de Serbia, han conducido el acto penitencial a reconocer los abusos de la sociedad contra el medio ambiente y contra la misma comunidad humana: "Por nuestra voluntad de dominar, millones de miembros de nuestra familia humana son desplazados de su casa". El encuentro en Barcelona ha servido también para dar gracias por la creación. Y lo han hecho orientando cada oración hacia uno de los cuatro puntos cardinales. Una forma de significar, también con el gesto del cuerpo, la necesidad de hacerse cargo y de cuidar toda la Tierra.

Ha conducido el acto María Bargalló, coordinadora de la Red Laudati Si ' y vicepresidenta de Justícia i Pau de Barcelona. Omella, Bessarion y Carlos López han compartido la presidencia del presbiterio. Y a su alrededor, se han reunido representantes de las diversas confesiones cristianas convocantes, provenientes de una docena de realidades eclesiales diferentes. Entre otros, la pastora Ruth Giordano, de la Iglesia Evangélica Unida de Terrassa, el rector de la Iglesia St George's de Barcelona de la comunión anglicana, John Brown Chapman, la pastora y vicepresidenta de la Iglesia Evangélica Española Marta López, la pastora Noemí Cortés, presidenta de la Institució Bíblica Evangèlica de Catalunya, el padre de la Iglesia ortodoxa del Patriarcado de Rumanía Constantin Alín, el presidente de la Iglesia Evangélica de Cataluña, el pastor Jonathan Navarro Estrada, el delegado episcopal de ecumenismo del obispado de Terrassa, Josep Esplugas, el rector de la Sagrada Familia, Josep M. Turull, la directora del Secretariado de ecumenismo del Arzobispado de Barcelona, Montserrat Puigdellívol, y los hermanos la comunidad de Taizé, Pere Foz y Cristian Espinoza.

Desde los primeros bancos junto al altar también han asistido a la vigilia la directora general de Asuntos Religiosos, Yvonne Griley, el comisionado de Diálogo Intercultural y Pluralismo Religioso del Ayuntamiento de Barcelona, Khalid Ghali el arquitecto director de la Sagrada Familia, Jordi Faulí, la directora de Manos Unidas Barcelona, Mireia Angerri, el director de Justícia i Pau BarcelonaMiquel Torres y el presidente de la entidad, Eudald Vendrell, el presidente de la Lliga Espiritual de la Mare de Déu de MontserratCarles Armengol, el presidente del Grupo San Jorge, Pere Fàbregues, el secretario de la Unión de Religiosos de Cataluña, Llorenç Puig, y el presidente de la Fundació Escoles ParroquialIgnasi Garcia i Clavel, así como diversos representantes de las Cáritas Diocesanas de Barcelona, San Feliu y Terrassa. El Coro Gospel Carlit, el Coro Sagrada Familia y el organista del templo, Juan de la Rubia, han puesto la música en esta vigilia extraordinaria.

En anteriores convocatorias, la provincia eclesiástica de Barcelona había celebrado la vigilia ecuménica con motivo del Tiempo de la Creación en la Parroquia de la Mare de Déu de Betlemen 2020, y el Santuario de la Mare de Déu del Carme de Barcelona, en 2019.

Pueden recuperar la celebración, aquí: