Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

Enllaços relacionats

Vídeos

Galería de imágenes

(Jordi Llisterri-CR / Roma) Los catalanes que han querido acompañar el arzobispo Joan Josep Omella en el consistorio que le creará cardenal ya están en Roma. Aunque el consistorio se hace este miércoles por la tarde, esta mañana ya han participado en la audiencia pública con el Papa Francisco en la plaza de San Pedro de Vaticano.

Omella ha llegado acompañado de los vicarios episcopales y con el obispo auxiliar Sebastià Taltavull y los nuevos obispos auxiliares electos Sergi Gordo y Toni Vadell. Como es habitual los obispos han podido saludar al papa al final de la audiencia en la que también ha asistido el cardenal Lluís Martínez Sistach, el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol y el obispo de Vic, Romà Casanova. La consejera de Gobernación, Meritxell Borràs, también ha participado en la audiencia, con el director general de Asuntos Religiosos, Enrique Vendrell. En el consistorio de la tarde se añadirán el resto de obispos catalanes y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Uno de los grupos más numerosos que ha acompañado Omella es el de los seminaristas de Barcelona con el rector del seminario, Josep Maria Turull, que al final de la audiencia también han saludado al Papa. Otras instituciones diocesanas han sumado a acompañar al arzobispo Omella como la Fundación Pere Tarrés, el patronato de la Basílica de la Sagrada Familia, Cáritas Diocesana, o los canónigos de la Catedral. La mayoría de peregrinos han viajado a Roma con el Club + Amigos de Catalunya Cristiana y Radio Estel.

En total se han desplazado a Roma más de quinientos peregrinos procedentes de la archidiócesis de Barcelona y doscientos más de Logroño, la anterior diócesis de Omella, y de su pueblo natal de Cretas.

"Hombres y mujeres a contracorriente"

En la audiencia semanal de este miércoles, Francisco comentó el Evangelio de Mateo que envía a sus discípulos "como ovejas entre lobos". El papa ha remarcado que aunque las persecuciones los cristianos no deben perder nunca la esperanza y que "los cristianos deben ser prudentes y astutos, pero nunca violentos". Son "hombres y mujeres a contracorriente" que "estiman aunque no siempre sean queridos".

El papa ha hecho hincapié en el testimonio del martirio, como el de San Pedro y San Pablo, festividad que se celebra este jueves coincidiendo con el consistorio. El Papa también ha hablado del "martirio que consiste continuar haciendo el bien y con amor las obligaciones de cada día".

Tras el consistorio de creación de los cinco nuevos cardenales de este miércoles por la tarde en la Basílica de San Pedro, el jueves el papa presidirá la misa de la solemnidad de San Pedro y San Pablo. El viernes acabarán los actos en Roma con una misa presidida por el arzobispo Juan José Omella el Colegio Español. Domingo por la tarde se hará también una misa de Acción de Gracias a la Sagrada Familia de Barcelona.

En Roma el nuevo cardenal Omella se encontrará con los peregrinos este miércoles por la tarde después del consistorio y jueves al mediodía habrá una recepción en el Colegio Español. También este miércoles se hará una cena con las autoridades en la embajada española ante la Santa Sede.

El octavo cardenal de Barcelona

Aunque tradicionalmente la sede cardenalicia catalana era Tarragona, Omella será el octavo cardenal de los 119 obispos que ha tenido Barcelona. Desde que Narcís Jubany fue creado cardenal en 1973, han sido cardenales todos sus sucesores: Ricard Maria Carles en 1994, y Lluís Martínez Sistach en 2007, y ahora Omella. Este abril, al cumplir los 80 años, Sistach perdió la condición de cardenal elector y el derecho a participar en la elección de un futuro papa. Ahora Barcelona estará representada en un futuro cónclave para Omella.

Antes de Jubany, habían sido cardenales Guillem Ramon y Silvio Passarino, en el siglo XVI. También, un siglo más tarde, el que había sido abad de Montserrat, Benet de Sala y de Caramany, y finalmente Salvador Casañas, que había sido canónigo rector del Seminario diocesano y párroco de Santa María del Pi a finales del siglo XIX.

Por otra parte, Omella ha sido en la época contemporánea el arzobispo de Barcelona que más rápidamente ha recibido el birrete cardenalicio, sólo un año y medio después de llegar a la capital catalana.