Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) Este domingo el arzobispo de Urgell, Joan-Enric Vives, también se refirió al situación política de Cataluña. Al final de un misa en la Iglesia de la Nativitat de la Mare de Déu de Sossís Vives lamentó "los encarcelamientos preventivos y todo lo que conduzca a la humillación de las personas o los pueblos, y que pueda conducir a una desafección peligrosa que va en contra de la paz social y la fraternidad entre pueblos hermanos".

Según recoge el web del obispado de Urgell, el arzobispo también exhortó a "la comunidad cristiana a rezar y a buscar con perseverancia la comunión de todos". Según Vives ahora hay que ir "más allá de las legítimas diferencias políticas" y es necesario que especialmente los cristianos sean "gente de paz y que trabaja por la concordia, la reconciliación, la valoración del discrepante y la paz".

El arzobispo hizo estas declaraciones al terminar la misa para inaugurar la restauración de la iglesia de la Nativitat de la Mare de Déu de Sossís, situada en el municipio de Conca de Dalt del Pallars Jussà. A la celebración asistieron varias autoridades locales de las instituciones que han colaborado con la restauración junto con la aportación de los feligreses.

Desde el jueves también se refirió a las detenciones de los miembros del Gobierno el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, el obispo de Girona, Francesc Pardo, el de Solsona , Xavier Novell, y el abad de Montserrat, Josep Maria Soler. Con diferentes acentos, se destacan las consecuencias que puede tener esta situación para la paz social, la convivencia y la solución del conflicto. Novell, además, defiende la legitimidad del Gobierno encarcelado.