Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Laura Mor –CR) No es casualidad que sean barrios catalanes y vascos los que el GIAS, el Grupo de investigación, Innovación y Análisis Social de Fundació Pere Tarrés, ha escogido para hacer un análisis de casos sobre cómo el ocio y el acción sociocultural contribuyen a la cohesión social. Ambos territorios son reconocidos por la capacidad de tejer redes y la participación de su sociedad civil. El objetivo de los tres años que durará la investigación –hasta el 2017– es ganar en conocimiento científico sobre la materia y ofrecer propuestas de mejora.

"Creemos que trabajar de una manera determinada el ocio educativo puede cohesionar un territorio". Txus Morata es la coordinadora del estudio, que lideran desde la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés de la Universitat Ramon Llull, y que cuenta con la colaboración de las universidades de Deusto y del País Vasco. Parten de esta intuición y tienen un objetivo: "Queremos dar herramientas y metodologías validadas a otras entidades que trabajan en el ocio educativo y la acción sociocultural para que puedan mejorar sus prácticas".

El estudio parte de la premisa de que la acción de este tipo de entidades "influye y beneficia a los territorios". Los investigadores pondrán la lupa sobre los barrios de Bellvitge y la Prosperidad en Cataluña, y La Peña y Otxarkoaga en el País Vasco. Entre otras cuestiones, mirarán, por ejemplo, cómo las redes de apoyo y los procesos inclusivos impiden avanzar hacia procesos de mayor exclusión social.

El GIAS persigue así un doble objetivo: identificar criterios y modelos de acción, y tratar de transferir las buenas prácticas a otros territorios. "Apostamos por que esta investigación tenga un carácter aplicativo" –asegura Morata– "y que podamos devolver propuestas a las entidades del sector".

La medida de un intangible

Txus Morata no considera que haya poca investigación en el ámbito social, pero reconoce que "hay que incrementar los procesos de calidad en investigación". En otras palabras: "Faltan estudios rigurosos". Por eso el grupo de investigación que lidera se plantea medir y validar valores intangibles como la pertenencia, los vínculos personales y comunitarios o la voluntad de participación.

Lo harán con técnicas cualitativas y cuantitativas y partirán de la tradición pedagógica de la casa. También con la voluntad de incidir en las políticas sociales del país. "Los resultados que esperamos alcanzar pueden tener un impacto", explica Morata, y hace referencia a mejorar el conocimiento de los factores que inciden en la cohesión social, tanto desde un punto de vista descriptivo como empírico.

El primer seminario internacional

A mediados de septiembre, el proyecto del estudio se presentó en el marco del primer seminario internacional de investigación en ciencias sociales para la mejora de la sociedad. El espacio de debate y reflexión tuvo lugar en el auditorio de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés-URL y acogió profesionales, voluntarios y estudiosos del sector.

Intervinieron ponentes como Barbara Kail de Fordham University –la universidad de los jesuitas en Nueva York– o James Lubben del Boston College School of Social Work –también ligado a la tradición católica de los jesuitas en esta otra ciudad, un poco más arriba en la costa este de Estados Unidos.

También participaron en el debate Ramon Flecha de la Universidad de Barcelona, ​​Fernando Fantova de la Universitat Autònoma de Barcelona, así como diferentes profesores de la facultad anfitriona: Roger Buch, M. Teresa Marzo.

 

[Fotografías: Fundació Pere Tarrés]