Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) El primer secretario del Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), Miquel Iceta, reconoce el importante papel que "la Iglesia catalana ha tenido por suerte de Cataluña en la preservación de la lengua y de la cultura, con la complicidad durante la larga noche de la dictadura o con el surgimiento de muchos fenómenos asociativos". Por ello, asegura que "aunque yo ahora no me considero miembro de la Iglesia católica, tampoco la considero algo ajeno a mi país; en absoluto". También asegura que "el clamor de justicia que ya viene del Evangelio ha sido un elemento inspirador para mucha gente de izquierdas y nos hermana muchísimo".

Así lo explica Miquel Iceta dentro del ciclo de entrevistas "Cataluña y Religión" que han realizado a los líderes políticos catalanes CatalunyaReligió.cat y la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna. Este lunes publicamos el primer resumen de estas entrevistas sobre temáticas vinculadas al hecho religioso y que a la vez afectan a la gestión pública.

"Laicidad no significa borrar la religión"

Desde este contexto, Iceta apuesta por un modelo de laicidad, "no laicismo en el sentido de que alguien puede decir que le gustaría que no hubiera religión, o borrar la religión". Y defiende la laicidad de las instituciones como "aquel espacio que nos permite la libre expresión de todas las creencias religiosas". "No tengo miedo de la religión, de ninguna religión. Lo que me daría miedo es que para convivir alguien tuviera que esconder sus creencias o su ausencia de creencias", afirma.

El líder del PSC se muestra partidario de una renegociación de los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 y de hacer unos nuevos, pero no de una rotura: "A veces cuando se dice romper algo, se podría pensar que no hay relaciones. No es eso". Para Miquel Iceta "es de interés público que haya unas reglas del juego acordadas, particularmente con la Iglesia católica que tiene por razones históricas un peso muy importante".

Valores cívicos por encima de las creencias religiosas

Sobre la convivencia las tradiciones religiosas, Iceta cree que hay que distinguir entre religión y costumbres culturales, y todo aquello que afecta a la libertad de las personas.

"Hay unos valores cívicos que están por encima de las creencias religiosas", y pone como ejemplo que "no hay creencia religiosa que pueda impedir a un médico practicar una transfusión de sangre para salvar a un niño con independencia de la religión del niño o de los padres". También muestra su preocupación "por lo poco sabemos que sabemos del islam; tendemos a empezar por el burka mientras que de la obligatoriedad de la limosna no se habla mucho".

Hecho religioso en la escuela

En la entrevista también se muestra partidario de la presencia del hecho religioso en la escuela pero nunca desde el adoctrinamiento: "Quien vaya a la escuela pública debe tener la garantía de que sus hijos tendrán un conocimiento del hecho religioso, en el que la religión católica tiene una parte importante, pero también que allí no recibirá la doctrina cristiana".

Las entrevistas enteras a varios líderes políticos catalanes del ciclo "Cataluña y Religión" se podrán ver a través de las televisiones locales durante las próximas semanas. En este vídeo podéis ver un resumen de la conversación con Miquel Iceta, entrevistado por Eulàlia Tort. En cada entrevista participa un profesor diferente de la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna, en este caso el doctor en filosofía Lluís Font Espinós.