Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri –CR) Unas horas después de que el cardenal Antonio Cañizares haya movilizado el arzobispado de Valencia para orar por la unidad de España, los obispos catalanes recuerdan su posición por enésima vez: "la legitimidad moral de todas las opciones políticas". Ante la valoración del cardenal Cañizares de la unidad de España como "una cuestión moral", los obispos catalanes avalan la moralidad de "todas las opciones políticas que se basen en el respeto a la dignidad de las personas y de los pueblos, y que busquen con constancia la paz, la solidaridad y la justicia".

Así lo recoge una nota que ha enviado la Secretaría de la Conferencia Episcopal Tarraconense para responder a "las peticiones de diversos medios de comunicación". Este posicionamiento no es nuevo, y recoge lo que ya formularon en 2010 en el documento Al servicio de nuestro pueblo y repitieron en la nota publicada la semana pasada sobre las elecciones del 27 de septiembre. También se insiste en que "no corresponde a la Iglesia proponer una opción concreta". Posicionamiento que siempre ha sido aprobado por unaminitat entre los obispos de las diez diócesis catalanas.

Ya en 2012 se produjo una situación similar cuando en el final de la etapa del cardenal Antonio María Rouco, la Permanente de la Conferencia Episcopal Española manifestó "una gran inquetud" por la desintegración de España. Los obispos catalanes hicieron una nota en los mismos términos que la de este martes y que la de la semana pasada.

Los obispos catalanes ya hacen lo que tienen que hacer

También es significativo que en la nota de la Secretaría de este martes se remarque que "los Obispos diocesanos tienen en sus respectivas diócesis la responsabilidad propia e inmediata de acompañar y orientar a sus fieles". Y que "así lo están haciendo los Obispos de Cataluña también en esta cuestión". Una manera diplomática de recordar que cada obispo es quien debe pronunciarse sobre lo que ocurre en su territorio y que los obispos catalanes ya lo han hecho. La Santa Sede también hace tiempo que ha avalado esta posición en boca del secretario de Estado, Pietro Parolin.

El episcopado catalán nunca ha querido hacer una valoración moral del independentismo o de las diferentes opciones políticas sobre la relación con España que concurren en las elecciones. En la nota de la semana pasada expresaron "nuestro respeto por la legítima diversidad de opciones que se someterán a votación" y repitieron algunos criterios generales de convivencia y de respeto a los derechos de las personas que debe tener presente cualquier opción.

En este caso, las oraciones que pedían la semana pasada eran para encomendarse a la Virgen de Montserrat, patrona de Cataluña, para que "interceda para que nuestro pueblo sepa discernir bien sus opciones y encuentre caminos para construir un futuro más justo y más fraterno, abierto solidariamente a la realidad de los otros pueblos del mundo".

Este es el texto de la nota que se ha publicado este martes:

NOTA de la Secretaría de la Conferencia Episcopal Tarraconense

"Ante las peticiones de diversos medios de comunicación en relación a la posición de los Obispos de Cataluña referente a las Elecciones al Parlamento de Cataluña, convocadas para el próximo 27 de septiembre recordamos que:

El pasado día 7 de septiembre la Conferencia Episcopal Tarraconense hizo pública una Nota de los Obispos, aprobada por unanimidad, en la que ya expresaban su criterio respecto de estas Elecciones.

Los Obispos de Cataluña se ratifican en que no corresponde a la Iglesia proponer una opción concreta, pero sí que defienden la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en el respeto a la dignidad de las personas y de los pueblos, y que busquen con constancia la paz, la solidaridad y la justicia.

Los Obispos diocesanos tienen en sus respectivas diócesis la responsabilidad propia e inmediata de acompañar y orientar a sus fieles, y así lo están haciendo los Obispos de Cataluña también en esta cuestión"

Mn. Norbert Miracle, vicesecretario de la Conferencia Episcopal Tarraconense. Barcelona, ​​22 de septiembre de 2015.