Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Gloria Barrete -CR) La influencia de los medios de comunicación, las nuevas tecnologías, la multiplicidad de idiomas, la robótica, los móviles, son elementos que modifican la educación y que llevan a repensarla. Con este objetivo de renovación pedagógica y de búsqueda de nuevos métodos educativos, La Salle ha reunido en un Congreso en Cataluña a los directores de escuela del distrito ARLEP, que engloba toda España y Portugal. Del 18 al 21 de noviembre, La Salle Bonanova ha acogido a casi doscientos gerentes de escuelas que, bajo el lema de Abriendo Horizontes, han conocido realidades pedagógicas innovadoras, han reflexionado sobre el futuro de la educación y han marcado las líneas de trabajo educativo.

"En tiempos de La Salle, en Reims, las necesidades educativas estaban ligadas a las necesidades económicas de los niños. Quizás hoy el alumnado nos demanda otras necesidades, que también tenemos que cubrir", afirma Francisco Mateo, responsable de la red de escuelas del sector Valladolid. Estas nuevas necesidades sociales llevan indiscutiblemente a repensar el modelo educativo y pedagógico en las escuelas, "encarando el aprendizaje hacia la cooperación, la inteligencia emocional, la configuración del alumno como persona, y teniendo presente todos los retos sociales actuales ", recuerda Isabel Mora, de La Salle Paterna.

Son muchas las instituciones educativas que ya trabajan en un nuevo modelo de aprendizaje, y muchas han materializado el cambio a través de la configuración de espacios, haciéndolos más polivalentes y adaptados a las necesidades del grupo clase. La Salle Bonanova, por ejemplo, ha remodelado muchos de sus espacios, creando espacios polivalentes como un aula Ágora, mobiliario que se transforma, o dando especificidad cromática en cada etapa educativa. "Innovaciones pequeñas, hechas por todos y todas, que se convierten en grandes cosas", explica Juan Carlos Jara, director de La Salle Bonanova.

Todos estos cambios, que no pasan únicamente por el cambio estético, deben llevar a no perder de vista la parte interna del alumno, y esto se potencia con acciones concretas. En la Salle Bonanova han sustituido los timbres por música, e introducen técnicas de relajación como el yoga, la meditación y, sobre todo, la oración, "para ayudar al conocimiento del mundo interior". Estos pequeños cambios, sin embargo, pasan indiscutiblemente por los docentes, los educadores como se les llama en La Salle. Olimpio Amaral, de La Salle Portugal explica que "no son profesores, sino educadores, ya que un educador está cerca del alumno , potenciando aquello que va más allá de los resultados académicos".

Y aunque la renovación educativa pase por establecer pequeños y grandes cambios, el objetivo es no dejar nunca de mirar atrás, recordando los orígenes y a aquellos que les han precedido. "No queremos renunciar a nuestros valores propios", afirma Jesús Miguel Zamora, Visitador Auxiliar del distrito ARLEP, "el valor de la comunidad, del compartir, de la responsabilidad o de la trascendencia", elementos que se han de transmitir en cada tiempo y en cada época.