Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Laura Mor –CR) El próximo domingo 2 de abril las familias de la escuela cristiana tienen una cita: el sexto encuentro familiar que organiza la Confederación Cristiana de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnas de Cataluña. El presidente de esta red, Josep M. Romagosa, defiende que "la colaboración público-privada es un modelo de éxito" y reivindica "el derecho a decidir en relación a las familias y en relación en la escuela". Y se pregunta porque se busca la desaparición de la escuela concertada.

-Qué identifica las familias de la escuela cristiana?

-No somos ni mejores ni peores, pero somos nosotros. Las características que nos identifican son las que también identifican la escuela cristiana como un actor relevante dentro de los sistema educativo. La escuela cristiana no somos ninguna anomalía como a veces se intenta hacer creer, sino que tenemos nuestros valores y los queremos hacer vivir conjuntamente con las familias.

Las familias asumimos plenamente estos valores cristianos, forman parte de nuestra identidad. Ponemos a disposición del sistema educativo un modelo, unas ideas, unos valores, que conforman el carácter propio de nuestros centros, y que están al servicio del crecimiento de nuestros hijos.

-Qué aporta la suma de identidades al conjunto del sistema?

-Es un elemento de pluralidad contra determinadas visiones uniformizadoras que dicen como tiene que ser la escuela. Defendemos la diversidad y la pluralidad en el sistema educativo, porque es la base para construir una sociedad plural.

"Respetamos profundamente la escuela pública, pero también queremos ser respetados"

-No se puede lograr un pacto educativo de país?

-Nosotros hemos hecho llamamientos al diálogo. Pero si no partimos de un diálogo sincero en que se reconoce el otro, el diálogo se hace complicado. No me gusta satanizar la dialéctica escuela pública-escuela concertada porque todos somos escuela. A partir de aquí, trabajamos conjuntamente para mejorarlo: con diferentes titularidades, con diferentes especificidades. La escuela pública la consideramos absolutamente necesaria y la respetamos profundamente, pero también queremos ser respetados.

-Pónganos algún ejemplo.

-Ahora que estamos en periodo de preinscripciones, empiezan a salir mensajes extraños, como el que hablaba de "desviar" fondos. Personalmente, me parece malintencionado. Es una lectura muy parcial. La ILP que se presentó en el Parlamento buscaba la desaparición de la escuela concertada. Por qué? No se acaba de entender... La colaboración público-privada en la enseñanza catalana es un modelo de éxito y de referencia.

-Por qué lo considera un buen modelo?

-Porque garantiza la diversidad de centros y mujer opciones a las familias. La libertad para elegir es importante. Es el derecho a decidir que tanto defendemos, en este caso en relación a las familias y en relación en la escuela.

"Que se publique el coste de la plaza escolar"

-El filtro económico no siempre garantiza esta libertad para poder elegir.

-Cierto. Se nos acusa de segregadores por motivos económicos. Veamos. Es verdad que las familias de la escuela concertada pagamos unas cuotas y esto va contra cierta equidad. De acuerdo. Pero entonces el que tenemos que hacer es que los módulos de concierto sean suficientes; que se cumpla el que dice la ley para garantizar que la escuela sea gratuita para todos; así estaríamos con una situación de igualdad.

-Pide más recursos?

-Como mínimo que se reconozca que los recursos que recibe la escuela concertada son insuficientes. Pedimos –y lo pediremos insistentemente– que se publique el coste de la plaza escolar. Qué aporta el sistema público para una plaza pública y para una plaza concertada. Todos más o menos sabemos como seran los resultados. Pero parece que tengamos algo de que avergonzarse. Nosotros no estamos absorviendo los recursos de la escuela pública. Al contrario! Las familias de la concertada de alguna manera hacemos un pago doble: pagamos la escuela pública a través de nuestros impuestos y pagamos directamente a la propia escuela concertada donde vamos.

-La ley garantiza el derecho a una educación gratuita.

-Sí, y también dice que los conciertos tienen que ser suficientes. Pero no lo son y todos lo sabemos. Deberíamos que huir del discurso de "todo el que es público es bueno y la gestión privada no es bueno". Por ejemplo, este año celebramos los 400 años de las Escuelas Pías. Me parece que la trayectoria es larga, que la aportación de la escuela cristiana a la sociedad durante muchos años ha sido importante y significativa. Está claro que tenemos que mirar el futuro! Pero hay que saber que la escuela cristiana parte de la iniciativa social. No me atrevería nunca a calificarla de negocio. Hay escuelas y hay familias que lo están pasando muy mal para llegar a final de mes.

-Y después de este a priori, que vendría?

-A partir de aquí viene el diálogo y los pactos que haga falta. Pero hablemos todos de forma abierta y sincera, y como construir. Me gusta hablar del sistema educativo. Trabajemos todos para mejorar el sistema educativo.

"Los primeros responsables de la educación de los hijos son las familias"

-Así, qué aportáis las asociaciones de padres y madres al conjunto del sistema educativo catalán?

-La dimensión colectiva que asumen las AMPA en la relación familia-escuela es importante. Se ha fortalezido, hemos evolucionado de un modelo en que la escuela se podía ver con un cierto recelo a uno en qué todos juntos estamos convencidos de la necesidad de colaboración. Nos vamos convenciendo que juntos sumamos, y pienso que hay pasos pendientes. En el debate "Avui es demà" proponemos vehicular toda la participación colectiva de las familias a través de las AMPA. Y esto incluye la representación en el consejo escolar, que creemos que es democrática pero no representativa. Esto le resta cierta legitimidad. Queremos intensificar el papel de las AMPA siempre en este marco de relación y colaboración con la escuela.

-Como definiría el compromiso que asumen estas asociaciones?

-Como padres y madres todos tenemos un compromiso individual con nuestros hijos, pero creemos que también hay una dimensión comunitaria. Esto quiere decir poner este compromiso al servicio de los demás, y las AMPA son un vehículo para hacerlo. La gente en las AMPA no está para "ver qué hacen con nuestro hijo", sino que nos ponemos al servicio del conjunto. La escuela necesita una visión de 360 grados sobre el conjunto de niños; y las familias podemos aportar nuestra parte de la visión. Los primeros responsables de la educación de los hijos son las familias, pero buscamos una suma coherente de esfuerzos. Familias y escuela sumamos de una forma coherente o la cosa no suma. Tenemos que ir todos a una y esta interlocución familia-escuela es importante.

-A menudo decís 'somos fuerza'. En qué sentido?

-Es un lema que hemos ido implantando como Confederación. Somos bastantes, en dos sentidos. Bastante gente que compartimos unos mismos valores. A veces se puede tener un sentimiento de soledad. Y bastantes también como AMPA, que entendemos que damos nuestro impulso en la escuela cristiana. Queremos ser un impulso que empuje para crecer.

-Qué buscáis con el encuentro del 2 de abril?

-El encuentro quiere reunir toda esta fuerza. Pretendemos hacer comunidad, hacer escuela y reforzar este sentimiento de pertenencia, de identidad de la escuela cristiana. Ver que no estamos solos y que somos muchos.