Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galeria d'imatges

(David Casals –CR) "¿Tienes entre 18 y 30 años? ¿Te interesa la diversidad cultural y religiosa? ¿Tienes ideas de proyectos que podrían repercutir positivamente en tu barrio o ciudad y que te gustaría poner en marcha?" Así comienza la llamada que hace la Asociación Unesco para el Diálogo Interreligioso para el nuevo proyecto 'Constructores de Puentes'. Este jueves convocan una sesión informativa para todos los que estén interesados ​​en la sede de la AUDIR en Barcelona.

Buscan jóvenes de diferentes creencias y convicciones –cristianos, musulmanes, judíos, budistas, hindúes, sijs, agnósticos y ateos– para participar en esta iniciativa, pionera en nuestro país. Como explica a CatalunyaReligió.cat la socióloga Alba Tarroc, una de las coordinadoras del proyecto y formadora del AUDIR, no quieren sólo hacer un grupo de diálogo interreligioso de jóvenes sino "que quieran implicarse también en pequeños proyectos sociales".

Por ello, habrá formación interreligiosa para los participantes; pero también de cómo funciona el tercer sector. El proyecto comenzará en febrero de 2016 y durará hasta final de año, y contará con el apoyo de la Fundación La Caixa.

El inicio de 'Building Bridges'

La iniciativa comenzó en 2009 en Argentina con el lema 'Bridge Builders' y, según Tarroc, "ha tenido buena acogida". "Ya no es necesario buscar jóvenes para que se apunten, ellos mismos quieren hacerlo", explica.

El primer proyecto 'Building bridges' que se hizo en Buenos Aires hace seis años implicó a musulmanes, cristianos y judíos, y se hizo con colaboración de cuerpos diplomáticos de otros países, como Estados Unidos y Turquía.

Entre las actividades que han desarrollado los jóvenes argentinos, hay un taller de hacer pan, que repartieron a gente de todas las partes por las calles de Buenos Aires. Otro grupo organizó un ciclo de cine interreligioso, que ya se ha institucionalizado en la capital argentina y, otro, buscó fondos para un proyecto social, hecho por una de las comunidades.

Se trata pues de que el mensaje de amor y donación al otro que predican las diferentes tradiciones religiosas sea estudiado por los jóvenes, para que lo conozcan en profundidad, pero también para que tenga una vertiente práctica.

A lo largo de todo el proceso hay un acompañamiento con encuentros de apoyo para poner en común experiencias y dificultades. Al final, los jóvenes participantes recibirán un diploma que acredita su participación y formación recibida.