Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galeria d'imatges

(Jordi Llisterri –CR) El acto de entrega del II Memorial Pere Tena fue una nueva llamada a mantener la fidelidad a la reforma litúrgica del Vaticano II. El Centro de Pastoral Litúrgica (CPL) entregó este miércoles el Memorial al obispo Julián López y al claretiano Joan Maria Canals. Julián López es obispo de León y el actual presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española, y el claretiano Joan Maria Canals fue Director del Secretariado Nacional de Liturgia de la Comisión Episcopal de Liturgia.

El liturgista José Antonio Goñi, miembro del CPL, hizo la intervención central del acto en la que justificó la continuidad del premio con el que recibió el año pasado la Abadía de Montserrat: "se reconoce la labor del postconciliar del movimiento litúrgico". Una etapa en la que se tuvo que "explicar la liturgia" con dos objetivos. Por un lado, "dar contenido teológico a la liturgia", sobre todo para mostrar que "la liturgia no es una puesta en escena o un conjunto de leyes". Y, por otra parte, para "actualizar el Misterio Pascual". Es decir, hacerlo vivo y presente entre los fieles, "que no sean sólo espectadores".

En esta tarea de toda una generación, Goñi remarcó como había destacado el obispo Pere Tena y los premiados en la edición del Memorial de este año. "A veces no es importante saber liturgia, sino vivirla" y no caer en un exceso de explicaciones. Sin embargo, ahora hace falta una nueva explicación a las generaciones que ya no conocieron los cambios del Vaticano II, "sobre todo en su clave participativa". El peligro es "fijarse más en el cómo que en el qué", por ejemplo cuando "a veces las nuevas generaciones quieren volver a la belleza de la celebración, que no está mal, pero se centran sólo en seguir las rúbricas sin que haya nada más detrás".

Una persona clave

En la entreg,a los dos galardonados hicieron memoria de su relación con el obispo Tena. Resaltaron su personalidad que "creaba comunión entre todos, animaba a todos, se expresaba de manera cercana, y a la vez sabia y orientadora". El padre Canals aseguró que "un curso del CPL con el obispo Tena me cambió mi forma de pensar". Y recordó el papel fundamental de Tena como subsecretario de la Congregación para el Culto: "Fue una persona clave". El obispo Julián López habló de la liturgia como el núcleo de su vida personal desde la infancia y en su labor pastoral. Sobre todo remarcó el valor de la revista Phase como medio de formación y difusión del movimiento de renovación litúrgica.

Durante la proclamación de la concesión conjunta del Memorial, Jaume Fontbona agradeció la fidelidad ejercida hacia la reforma litúrgica propuesta por el Concilio Vaticano II de los dos galardonados. "La concesión del Memorial es una manera de agradecerles conjuntamente el trabajo bien hecho, y que continúa llevándose a cabo, de las distintas Iglesias locales que conforman la Conferencia Episcopal Española, para que las celebraciones litúrgicas sean realmente una vivencia del misterio pascual", dijo el presidente del CPL.

El acto contó con la presencia del cardenal Lluís Martínez Sistach –que también había presidido la Comisión Episcopal de Liturgia– y del obispo Sebastià Taltavull. El rector del Seminario, Josep Maria Turull, abrió el acto recordando la vinculación de Tena como docente y maestro de buena parte del actual clero de Cataluña.