Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Carla Herrero Nebot / CR) Lucía Caram es una monja activa, comprometida, luchadora, con las ideas claras y con mucha sensibilidad para las injusticias y los más vulnerables. Sin embargo, esto no significa que no tenga una vida contemplativa. Para ella la opción de ser monja es la "mejor y más libre opción" que ha escogido  y está convencida de que "Jesús es aquel que cautivó mi corazón: el referente de mi vida ".

Sor Lucía es una pieza muy importante en el engranaje de su comunidad, en el Convento de Santa Clara, en Manresa. La amistad, el amor y el apoyo que se dan todas las monjas de la comunidad es sorprendente, todas son necesarias e imprescindibles. Cada una tiene su papel, su tarea. Y Lucía Caram también.

CatalunyaReligió.cat ha pasado una mañana con ella y ha podido ver cómo es el día a día real de una de las monjas más mediáticas del panorama catalán. La hemos podido acompañar en algunos momentos de su vida contemplativa y ha felicitado el año a todos los lectores de CatalunyaReligió.cat