Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) La presidenta del Partido Popular de Cataluña (PPC), Alícia Sánchez-Camacho, no quiere hablar "de una Iglesia catalana diferenciada de una Iglesia española, ni diferenciada de ninguna otra Iglesia". Y lamenta que se pueda "llegar a situaciones en las que un planteamiento de un nacionalismo independentista sea excluyente, que es contrario a mis principios católicos". La líder del PPC asegura que en lo que cree "es en el respeto y en la estimación a mi hermano" y "en una convivencia en la que todo el mundo se debe incluir".

Así lo explica Alícia Sánchez-Camacho dentro del ciclo de entrevistas "Cataluña y Religión" que han realizado a los líderes políticos catalanes CatalunyaReligió.cat y la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna. Camacho afirma que "la Iglesia católica no debe entrar en estas cuestiones políticas, ni debe entrar en injerencias políticas".

"No nos mandan las jerarquías católicas"

Sobre la relación entre la Iglesia y el PP, Sánchez-Camacho asegura que "el PP decide lo que cree que debe decidir y no se deja influir ni por la Iglesia, ni por el poder económico, ni por el poder de los medios de comunicación".

Lo que defiende es la coincidencia "en los valores del humanismo cristiano, basado en los valores de la Iglesia católica" y un "ideario político que coincide en muchas cosas en la religión que nosotros profesamos, pero no porque nos lo manden unas jerarquías". Como ejemplo, en la misma entrevista se muestra crítica con la decisión de celebrar un funeral católico para las víctimas de la tragedia aérea de los Alpes.

No tocar los acuerdos con la Santa Sede

"Creo que tenemos un buen acuerdo con la Santa Sede, y nosotros en este momento no nos planteamos cambiarlo", asegura Sánchez-Camacho. Lo defiende porque "la gran mayoría de la población tiene arraigo en la religión católica" y porque, defendiendo la libertad de culto y el máximo respeto a todas las religiones, "nuestro modelo no es la multiculturalidad de religiones".

Afirma que "nuestro modelo es un modelo viable, que no está en crisis" y "permite la coexistencia de la mayoría de las personas practicantes de una religión que es mayoritaria, nuestra católica, y la coexistencia con la libertad de los otros cultos". También defiende el actual modelo de religión en la escuela: "Para mí es una opción que he elegido en mi casa y que la quiero para la educación de mi hijo".

Ya hay suficientes mezquitas

En el caso concreto del islam, Camacho explica que en los lugares donde han gobernado han buscado soluciones con las comunidades que necesitaban espacios para practicar su culto, "dialogando, y hablando con ellos". Pero se reafirma en que "hay suficientes mezquitas en Cataluña" y en que "no se tiene que hacer una mezquita en Barcelona, ​​mucho menos en la Monumental".

También remarca que se deben vigilar los riesgos porque "muchas pueden tener una componente salafista" y "hemos visto las detenciones de un gran número de personas que estaban dispuestas a cometer atentados". Afirma que "hay que tener mucho cuidado en esto y nuestra posición es firme".

Las entrevistas enteras a varios líderes políticos catalanes del ciclo "Cataluña y Religión" se podrán ver a través de las televisiones locales durante las próximas semanas. En este vídeo podéis ver un resumen de la conversación con Alícia Sánchez-Camacho, entrevistada por Eulàlia Tort. En cada entrevista participa un profesor diferente de la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna, en este caso Miquel Calsina.