Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor CR) En un curso académico en el que las escuelas de los jesuitas han hecho visibles muchos cambios en línea de un nuevo modelo pedagógico, el inicio del segundo trimestre puede ser un buen momento para recordar qué eje inspira y fundamenta la personalidad de estos centros en transformación.

El secretario internacionel de educación de la Compañía de Jesús, el jesuita colombiano José Alberto Mesa, explica en este vídeo la influencia de un texto que no nació para las escuelas, pero que hoy es un marco de referencia también en el ámbito pedagógico: los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola.

"Los primeros jesuitas nunca relacionaron los ejercicios espirituales con la pedagogía que estaban implementando", dice Mesa. Sin embargo, y aunque no son "una teoría de la educación", sino "una vivencia espiritual", los Ejercicios son hoy plenamente válidos también para la misión en el aula.

El jesuita habla así de la necesidad de formación permanente, en clave también espiritual, del profesorado y del enriquecimiento entre laicos y religiosos en el proyecto común educativo. Como curiosidad Mesa explica que a veces "los laicos nos piden más formación espiritual de la que los jesuitas pensamos que necesitan".

En el capítulo de los retos, presenta "la tensión dinámica" de educar integrando la diversidad desde el arraigo a la propia identidad, así como el hecho de encontrar los mecanismos para educar personas conscientes, competentes, compasivas y comprometidas.

Por otra parte, explica que, si bien hace tiempo que las escuelas de los jesuitas han asumido en el discurso la necesidad de establecer este nuevo modelo, todavía hay mucho camino por recorrer en cuanto a la práctica diaria en el aula. Y esto es parte del compromiso de todos los que participaron en el SIPEI, el Seminario Internacional de Pedagogía y Espiritualidad Ignaciana, celebrado en Manresa durante el primer trimestre de curso.

"Educar es acercar el Evangelio"

En el vídeo, Mesa también considera que la escuela católica en general debe abandonar el discurso victimista para presentarse como una "solución" a los problemas del mundo, con un testimonio vivido desde la frontera educativa que "integra las nuevas tendencias pedagígicas con la persuasión profunda que educar es acercar el evangelio".

Esta orden está implementando métodos de evaluación del impacto educativo de sus escuelas, como dijo también durante la entrevista en CatalunyaReligió.cat, si bien es un campo que todavía tienen que explorar.