Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David CasalsCR) La Iglesia Evangélica de Cataluña, que agrupa a comunidades protestantes de tradición metodista y presbiteriana, ha expresado poco antes del 9 de noviembre su apoyo al proceso participativo que plantea el Gobierno, y que el Estado estudia llevar al Tribunal Constitucional (TC). Por ahora es la única de las principales familias protestantes y evangélicas de Cataluña que ha dado un apoyo abierto a esta votación.

El apoyo de la EEC lo han expuesto en un comunicado conjunto el presidente de la mesa de la Iglesia Evangélica de Cataluña, Ignacio Simal, y el presidente de la comisión permanente de la Iglesia Evangélica Española, Joel Cortés.

Han asegurado que esta institución religiosa hace este manifiesto "por una convicción propia, fundamentada en valores evangélicos que nos conducen hacia espacios donde prevalezcan la paz y la justicia y donde se resuelven los conflictos humanos de manera pacífica y amistosa".

La declaración, titulada 'Ante el momento político que vive Cataluña', pone de manifiesto que en la actualidad, "una parte muy significativa de los ciudadanos de Cataluña quiere expresar en las urnas qué futuro quiere para su país" y así lo ha ido reivindicando estos años "de una manera pacífica, transversal y consistente".

"Ante esta voluntad, el Gobierno y las fuerzas mayoritarias del Estado Español oponen una negativa rotunda amparándose en una interpretación restrictiva de la Constitución, negando un derecho que es inalienable y que prevalece ante legalidades puntuales", han añadido.

Ante esta "situación compleja", el comunicado pone de manifiesto que ésta "no se puede resolver sin acudir a una consulta", y que "sin esta opción no habrá una solución que ponga fin al grave conflicto político y social"entre Cataluña y el resto del Estado.

La Iglesia Evangélica de Cataluña pone de manifiesto que forma parte de la Iglesia Evangélica Española, una "Iglesia unida que tiene como referencia dos grandes familias del protestantismo histórico, la metodista y la reformada, y que en su último sínodo, celebrado en Málaga el año 2013, se aprobó "por una amplísima mayoría" una resolución de apoyo al derecho a la autodeterminación.

Desde 1869

La Iglesia Evangélica de Cataluña agrupa a comunidades de tradición presbiteriana (también llamada reformada o calvinista) y metodista, y cuenta con lugares de culto en Barcelona, ​​Rubí, Santa Coloma de Gramenet, L'Hospitalet de Llobregat, La Llagosta y Reus. El EEC también tiene diferentes instituciones de obra social, en los ámbitos de atención a la infancia en riesgo, ancianos, pobreza y ocio.

Las iglesias reformadas parten de la doctrina que articuló uno de los grandes reformadores, Joan Calví. Son iglesias de ámbito estatal, pero que están federadas entre ellas en diferentes organizaciones internacionales. La Comunión Mundial de Iglesias Reformadas agrupa 75 millones de personas, y sobresale por su presencia en lugares como Escocia, Países Bajos y Suiza francófona.

El movimiento metodista surge en Gran Bretaña del siglo XVIII: durante los inicios de la industrialización, y en un contexto donde la Iglesia Anglicana estaba muy vinculada a las élites, las comunidades metodistas optan por una liturgia más sencilla y cercana a los humildes, granjeros y los esclavos, haciendo hincapié en la convicción personal. Se extendió con fuerza en América del Norte y en la actualidad agrupa a unos 80 millones de creyentes.