Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(OHSJD) Este sábado se celebra la festividad de los Beatos Mártires Hospitalarios de San Juan de Dios. La orden hospitalaria ha unificado en todo el mundo la celebración de la memoria de los Beatos Braulio María Corres y compañeros mártires, que hasta ahora se conmemoraba el 30 de julio, con la de los Hermanos beatificados en Tarragona el año pasado.

Un año después de la beatificación de un grupo de hermanos hospitalarios que fueron asesinados durante la Guerra Civil, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha aprobado, bajo instancia del superior general de la orden, Jesús Etayo, unificar la fecha de su memoria con la de los religiosos beatificados en 1992 por el papa Juan Pablo II. De esta manera, queda aplazada en el calendario de la orden la fecha conmemorativa de estos beatos, que hasta ahora se celebraba el 30 de julio.

Así, a partir de este día 25, la festividad de los Beatos Mártires Hospitalarios de San Juan de Dios agrupa a los beatos Braulio María Corres, Federico Rubio y 69 compañeros mártires, beatificados en Roma el 25 de octubre de 1992, y los beatos beatificados en Tarragona el 13 de octubre de 2013. Estos 95 religiosos, miembros de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y de diferentes nacionalidades, ejercieron su apostolado en varias ciudades de España donde fueron martirizados entre 1936 y 1937.

Todos estos Hermanos, que pertenecían a las comunidades de Barcelona, Calafell, Carabanchel Alto, Ciempozuelos, Málaga, Manresa, Valencia, Sant Boi y Talavera de la Reina, permanecieron en sus lugares de trabajo, siguieron atendiendo, con dedicación absoluta y con fidelidad al carisma hospitalario, a los enfermos y a los discapacitados físicos y mentales que se encontraban ingresados en sus obras. Sin dejarse amedrentar por los insultos y las amenazas de muerte, aceptaron voluntariamente el martirio permaneciendo fieles a la fe profesada y siguiendo en las obras realizando las obras de caridad a favor de los enfermos y pobres.

Durante la celebración de este sábado, las comunidades de la orden tendrán presente a los hermanos y colaboradores fallecidos recientemente a consecuencia del virus del Ebola y que, al igual que los Beatos, no abandonaron su misión en sus hospitales de Sierra Leona y Liberia.