Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri -CR) Nacida en Ávila el 28 de marzo del 1515, "inflamada por el amor", "dejando aquí y allá, comunidades orantes de mujeres y hombres para que dedicaran todo su vivir en Dios y para que, reunidos en el amor de Cristo, vivieran amándose y amando a todos". Este es el legado de Santa Teresa de Jesús que quiere mantener vivo en Cataluña la familia teresiana que este sábado ha abierto las celebraciones del V Centenario de su nacimiento con una misa en la Basílica de Sagrada Familia.

En la monición inicial la carmelita descalza de Terrasa Anna Maria Sales ha recordado también el deseo más expresado por la santa: "Jesús sea siempre con Vuestra merced". Este saludo inicial que encabezaba sus cartas hace 500 años, se ha convertido este sábado en el saludo a las 3.000 personas presentes en la basílica: "Que Jesús sea en cada uno de vosotros, que Jesús sea siempre en toda persona de todo el mundo". Un centenario que quiere "celebrar la intensa vida espiritual de una mujer, de una cristiana, monja y carmelita, fundadora, inspiradora de varios carismas en el seno de la Iglesia" y con un "luminoso magisterio para el bien de la Iglesia y de toda la humanidad".

El cardenal Lluís Martínez Sistach ha presidido la celebración justo antes de irse a Roma hacia el Sínodo de Obispos sobre la familia que se abre este domingo. Por ello, en la eucaristía también se ha tenido muy presente esta convocatoria. Se ha recogido en las oraciones y el cardenal ha agradecido el gesto del papa Francisco de nombrarlo como participante. El arzobispo Sistach ha hablado en la homilía de un Sínodo que debe revitalizar "el amor fiel, indisoluble y fecundo" del matrimonio, pero también "acompañar a las familias que no lo han conseguido por consolarlas en los momentos de dolor".

En la celebración también ha mencionado como muestra de que "amarse para siempre es posible y da una auténtica felicidad" la presenciacia de un matrimonio que celebraba los 50 años casados.

Martínez Sistach ha remarcado el espíritu de conversión de Santa Teresa, como el que tuvo siendo ya religiosa después de leer las confesiones de San Agustín, y sus diferentes facetas de maestra de oración, doctora de la Iglesia, fundadora y " feminista de primera hora". Así, Teresa muestra como "la reforma de la Iglesia será auténtica si todos los cristianos nos tomamos en serio nuestra conversión a la santidad".

Un año de celebración

El inicio de los actos del V Centenario ha reunido representante de toda la familia teresiana de Cataluña y Baleares, que incluye las congregaciones masculinas y femeninas fundadas por Santa Teresa como los carmelitas descalzos, y otras órdenes religiosas fundadas posteriormente en Cataluña por Francisco Palau, Enrique de Ossó o Rosa Ojeda bajo el carisma teresiano. También se ha hecho presentes los institutos seculares y los movimientos laicales vinculados a la espiritualidad carmelita. Este instituciones han programando conjuntamente varios actos que se cerrarán el 25 de octubre del año próximo con un Congreso de Espiritualidad en Lleida. En marzo se hará el encuentro central en Montserrat.

Durante la celebración, se ha hecho una colecta para los cristianos perseguidos en Irak y Siria. Para cerrar la eucarístia, ante del Virolai, se ha estrenado el himno del centenario que ha interpretado el autor de la música, Lluís Platero. Un momento muy "teresiano" y de recogimiento también ha sido el canto del "Nada te turbe" que se ha cantando pausadamente durante las ofrendas.

Emilio Martínez, vicario general del Carmelo Descalzo, ha concelebrado con una cuarentena de sacerdotes y religiosos, entre ellos el presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña, Màxim Muñoz. También ha concelebrado el provincial de los Carmelitas Descalzos de Cataluña y Baleares, Agustí Borrell, que ha cerrado la celebración con los agradecimientosy pidiendo que el año del V Centenario sea "una oportunidad para mirar hacia adentro y recorrer las estancias de este castillo y el palacio en el que Dios habita". El gobierno catalán ha estado representado por el director General de Asuntos Religiosos, Enric Vendrell.