Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura MorCR) Con la idea de contar la situación de los indígenas en la zona de Chiapas, en México, el periodista Josep Lluís Penadès quiso convivir con una familia tseltal. La vivencia religiosa de aquellas personas le sorprendió enseguida y le obligó a replantear el guión del documental que había previsto. El resultado se estrena este jueves en Cinemes Girona con el título La Misión tseltal y tiene la misión Jesuita de Bachajón como uno de los principales protagonistas.

El documental, producido por Manos Unidas, cuenta la lucha de la comunidad tseltal para defender la tierra ante el acoso del gobierno de México y las Corporaciones. En esta lucha y en muchas otras de sus reivindicaciones, la Compañía de Jesús ofrece un apoyo indiscutible a los indígenas.

El realizador del montaje aterrizó en México con una visión preconcebida del trabajo misionero: "Al llegar me sorprendió muchísimo que estaban fuertemente cristianizados. Tenía mis dudas porque consiraba que las misiones evangelizadoras destruyen las culturas y costumbres de las comunidades indígenas".

Penadès entendió que "obviar el tema de la religión era falsear el documental", y quiso saber el por qué de aquella religiosidad. Fue entonces cuando conoció la misión jesuita de Bachajón. Fruto de la convivència y de conocer la implicación de los religiosos contra la situación vulnerable de los indígenas, reconoce: "Creo firmemente en esa gente que siguiendo su mensaje de fe luchan por la justicia social de estas comunidades".

Denuncia, implicación, transformación

La lucha social de los jesuitas pasa, por ejemplo, por el hecho de que todos los missioners de esta comunidad hablen el tseltal. "Son defensores de la lengua y dan clases a los mismos indígenas para que se cumpla la normativa de México que dice que la enseñanza debe ser bilingüe", explica Penadès.

En este sentido, el periodista catalán reconoce que "los jesuitas en Chiapas no sólo denuncian la situación de lo que está pasando, sino que aportan soluciones y se mojan a favor de los indígenas". En el caso de procurarles una forma de vida, enseñan a los indígenas a ser autosuficientes a partir de alternativas de cultivo.

Una religión de síntesis

El director del documental considera que los jesuitas "son muy respetuosos con las creencias". Así, explica que cuando las misiones fueron expulsadas de México, las comunidades tseltal estuvieron durante cien años sin relación con la iglesia católica. ¿Qué pasó? Los indígenas sintetizaron sus creencias. Y cuando los jesuitas volvieron en la década de los cincuenta lo supieron respetar.

Hoy, dice el periodista, practican "una síntesis de creencias" y los mismos jesuïtes "no imponen, sino que respetan sus ceremonias y liturgias, basadas en la visión tseltal". Y Penadès añade: "Desde fuera se podrían considerar celebraciones paganas, pero nada más lejos de la realidad".

Penadès concluye que uno de los hechos que más le sorprendieron fue como la misión era compartida desde creencias muy diferentes:"En la misma misión había agnósticos y ateos –¡como el chico que montó la emisora ​​de radio!–. Esta diversidad y pluralidad, esta convivencia de gente con creencias muy diferentes, pero que tienen una causa común, y que además trabajan desde la misión jesuita, me pareció maravilloso".

La reivindicación de la tierra

"La misión está a su lado con todas sus reivindicaciones", reconoce Penadès. Por ejemplo, el gobierno quiere construir una autopista que atraviese su territorio y que lleve a los turistas directamente a las ruinas de Palenque. Lejos de suponerles ningún beneficio, esta obra sería un agravio a la situación de las comunidades indígenas, y los religiosos lo están denunciando: "En el ámbito nacional, los jesuitas están haciendo una protesta muy potente".

Del mismo modo, también se han implicado en el campo de la salud y la sanidad. Según explica el director del documental, trabajan para superar la lacra social del alcoholismo que deriva en maltrato en niños y mujeres; y enseñan el cultivo de plantas medicinales que ayuden a paliar el dolor de ciertas enfermedades. Es una alternativa al mensaje oficial del gobierno, que publicita una buena atención sanitaria en todas partes, cuando en realidad la zona no dispone de hospitales ni de médicos.

Aquí se puede ver el trailer del documental:

Este jueves, después de la proyección de la película, se ofrecerá un coloquio en el que participarán el autor, Josep Lluís Penadès, y el director de la Misión Jesuita de Bachajón, Pepe Avilés, por videoconferencia proyectada en la gran pantalla. Los espectadores podrán preguntarles en vivo y en directo detalles sobre el rodaje y la situación de los pueblos originarios descendientes de los mayas.