Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura MorCR) El próximo viernes se estrena en los cines Verdi de Barcelona el documental Nunca es tan oscuro sobre uno de los activistas catalanes más populares de los últimos años. La gran pantalla mostrará el economista Arcadi Oliveres en un relato cercano que recoge diferentes hechos históricos de 2012 para explicar toda una trayectoria de implicación personal y colectiva en diversas organizaciones en favor de los derechos humanos y la justicia social.

La joven directora del film, Èrika Sánchez, ha querido retratar "Arcadi en peregrinaje", tal y como ha reconocido en el acto de presentación del proyecto que ha tenido lugar este martes en la calle Torrijos de Barcelona. La película es el fruto de noventa horas de grabación a pie de calle y desgrana el talante con que Arcadi Oliveres hace posible su liderazgo como agitador de conciencias.

Arcadi Oliveres ha elegido una sola palabra para valorar lo que la película muestra de su actividad política y social de los últimos cuarenta años: "La palabra coherencia es de las que más me gusta". Una coherencia que sin duda conoce Eduard Ibáñez, director de Justicia y Paz, que ha aplaudido así el montaje: "Sobre una figura excepcional, se ha hecho una película excepcional".

Según Ibáñez, Arcadi Oliveres "es un maestro" que, más allá del contenido que transmite su discurso, ha sido de un gran impacto para mucha gente gracias a una manera de hacer. Así, Ibáñez ha hablado de convicción, humildad, y del hecho de "asumir la lucha como un estilo de vida", y ha agradecido que no fuera una película épica sino que también dibuje personaje con sus sombras y complejidades.

Un relato de ir y venir

El día a día del protagonista de esta historia es un cúmulo de largas lecturas y de estudio, de clases en la universidad, de conferencias para explicar la desobediencia civil como una vía necesaria para alcanzar la paz y la justicia en todos los ámbitos, de encuentros espontáneos en manifestaciones, asambleas y actos reivindicativos como el llamado "movimiento de los indignados", que él considera una "etapa de pedagogía".

El público encontrará en la película un ir y venir todo el territorio, maleta en mano, con una tenacidad determinante. La historia personal y familiar de Olivos queda bien trabada con su actividad sociopolítica, cuando durante el rodaje vive el duelo por la muerte de su hijo Marcel.

De fondo, un mensaje inequívoco: una invitación al compromiso desde la esperanza. Lo recoge con sencillez el aforismo chino que justifica el título de esta obra y que Arcadi invoca hacia el final de la película: "Nunca es tan oscuro como antes de salir el sol".

El documental responde al encargo que Pedro Ortega, del Centro Delàs de Estudios por la Paz, hizo a Èrika de crear un producto audiovisual para explicar la figura de Oliveres. Parece que la realidad del momento desbordó las previsiones del guión, que se adaptó con originalidad y dinamismo.

Hacer de la lucha un estilo de vida

Actualmente Oliveres lídera, junto con Teresa Forcades, el Procés Constituent, un movimiento de base que pretende establecer los cimientos para un Estado propio catalán. Recientemente, cedió la presidencia de Justicia y Paz a Eudald Vendrell, y a lo largo de su vida se ha implicado en sindicatos de estudiantes en la época franquista –en la película, el capuchino Joan Botam explica la importancia que tuvo la 'Caputxinada' en marzo de 1966, reivindicación a la que se sumó también Oliveres–, la lucha contra la pena de muerte, por la paz, contra el deuda externa, y se ha erigido como un experto en desigualdad norte-sur, exigiendo la necesidad de hacer un cambio de mentalidad que pase por el decrecimiento y que sustituya el sistema capitalista por la organización cooperativista.

Una anécdota que ilustra la popularidad de este personaje contemporáneo es su perfil oficial en Twitter desde el que nunca ha tweeteado, pero que tiene más de tres mil setecientos seguidores.

Este es el trailer de la película que el jueves se estrenará en los Verdi:

En viu

En viu