Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

(Jordi Llisterri CR) Mucho más concurrida que otros años, esta mañana se ha celebrado en Santa Maria la misa por los patriotas catalanes que organiza desde hace más de cien años la Lliga Espiritual de la Verge Maria de Montserrat. El cardenal Lluís Martínez Sistach ha presidido la Eucaristía y en la homilía ha reiterado el mensaje habitual de los obispos catalanes: el reconocimiento de Cataluña como nación –marcada profundamente por las raíces cristianas– y la autonomía de los cristianos para decidir cómo se articula políticamente el hecho nacional.

“Como cristianos nos arreciamos en la tradición ininterrumpida de fidelidad en Cataluña”. Para el arzobispo Sistach esto “comporta estimar a todas las personas” pero también “nos resulta fundamental para nosotros el amor a Cataluña, como parte y forma del amor al prójimo”. Citando de nuevo el documento Arrels Cristianes de Catalunya, ha reiterado el reconocimiento de Cataluña como nación, y por lo tanto, sujeto de “la aplicación de la doctrina del magisterio eclesial” sobre los derechos de los pueblos. Y ha recordado que “se deja a los ciudadanos decidir las aplicaciones concretas de esta doctrina social”. Sistach también ha enmarcado este compromiso en la necesaria presencia de los cristianos en el mundo y la “urgencia de la evangelización” y “la humanidad más fraternal y más justa" que reclama el papa Francisco.

Al iniciar la misa, el cardenal Sistach lo ha presentado como un acto más de la conmemoración de los 300 años del 1714 y de la aportación que pueden hacer los cristianos. En el acto, además del director general de Afers Religiosos, Enric Vendrell, también ha asistido el comisario para los actos del Tricentenari, Miquel Calçada.

El cardenal ha concelebrado con una docena de sacerdotes y dos diáconos, entre ellos el rector de Santa Maria del Mar, Salvador Pié; el consiliario de la Liga Espiritual de la Verge Maria de Montserrat, el monje Bernabé Dalmau; el rector de la Sagrada Familia, Lluís Bonet; y el teólogo Xavier Morlans. Después de la misa ha habido un largo rato de conversación amistosa entre los concelebrantes.

Entre el público también se ha podido ver a otros clérigos y religiosos, y caras conocidas como el ex consejero Joaquim Ferrer, presidente de la Liga; el actor Joan Pera; el arquitecto Jordi Bonet; el físico y poeta David Jou; y el periodista Xavier Grasset.

La celebración de este año la han seguido más de medio millar de personas. Al acabar la celebración, el templo ha continuado estando muy concurrido de camisetas amarillas y rojas de los participantes de la Vía Catalana que ya llenaban el centro de Barcelona.