Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Roger Vilaclara –CR) La determinación de Antoni Gaudí, el impulso popular y la voluntad de la iglesia. Estos han sido algunos de los aspectos claves para que la construcción de la Sagrada Familia se encuentre en la recta final. Así lo ha explicado el arquitecto director y coordinador de la basílica de la Sagrada Familia, Jordi Faulí, en su conferencia 'El coraje creativo en la historia de la Sagrada Familia: doce decisiones claves de la Junta Constructora'.

Una ponencia en la que el arquitecto ha expuesto los momentos más destacables de la historia de la construcción del templo. También ha servido para inaugurar una exposición bajo el mismo título. El acto ha tenido lugar este lunes en la nave principal, coincidiendo con el undécimo aniversario de la dedicación del papa Benedicto XVI del templo como basílica.

"Una iglesia del pueblo y para el pueblo"

Faulí ha destacado el impulso popular como una de estas claves para la construcción de la basílica. De hecho, la concepción de la Sagrada Familia como templo expiatorio reafirma la idea de "una iglesia del pueblo y para el pueblo". El arquitecto ha explicado que fue la Asociación de Devotos de San José quien decidió construir un templo dedicado a la Sagrada Familia financiado con donativos de las personas.

Conseguir ese dinero no ha sido siempre fácil. En este sentido, Faulí se ha referido a varios momentos en los que el impulso popular ha sido determinante. Las famosas captas anuales son un ejemplo: jóvenes que rodeaban la calle en busca de donativos. Las campañas, exposiciones o visitas que se organizaban también son muestras de que la obra siempre ha continuado por voluntad del pueblo.

Gaudí: determinado a terminar el proyecto

"Confiar la dirección de las obras a un joven arquitecto de 31 años: Antoni Gaudí". Ésta ha sido la segunda decisión a la que se ha referido Jordi Faulí. Su entrada en el proyecto cuando la cripta todavía estaba a medias provocó "un cambio de concepción" reflejado con un diseño y estructura completamente diferentes a los que se habían planteado en sus inicios.

Faulí ha remarcado la determinación de Gaudí para terminar su proyecto. Por un lado, elaborando maquetas, dibujos y todo tipo de documentos para poder continuar su construcción. Por otra parte, insistiendo en conseguir la financiación de la basílica. Gaudí ofreció a los barceloneses ser protagonistas de la Sagrada Familia. Quienes daban donativos podían ser modelos de las esculturas de la fachada del Nacimiento. "Él mismo renuncia a sus honorarios y visita a conocidos para pedirles limosna", ha relatado Faulí. Un impulso persistente que nunca falló comprometiéndose a continuar con la construcción y evitando su paralización en 1914 con su imposición expresa. Todo para acabar dedicando el resto de su vida a una iglesia concebida como "expresión plástica, una gran catequesis de piedra expresada con el arte".

La Junta Constructora también duda sobre la continuidad del proyecto

En los años 70, diferentes iniciativas, arquitectos e intelectuales, piden el paro de la construcción de la Sagrada Familia. Tal es el alboroto que, incluso, "la Junta Constructora siente cuestionada la continuidad del proyecto", ha explicado Faulí. Por este motivo, la fundación pone la cuestión en manos del cardenal arzobispo de Barcelona, ​​entonces Narcís Jubany. Después de escuchar sus argumentos, les hace dos preguntas: "¿Qué información original de Gaudí se conserva para construir las naves del interior? ¿Y con qué recursos se cuenta?", ha parafraseado al arquitecto director. Con las maquetas de Gaudí y la lista de donativos de la Junta, la determinación del arzobispo es clara: continuar la construcción. Otra decisión clave en la historia de la construcción del templo.

El factor decisivo para regularizar las obras

El 2026 era la fecha marcada para terminar la Sagrada Familia antes de que llegara la pandemia. Uno de esos puntos claves a los que se ha referido Faulí. "La pandemia ha impedido este hito; pero establecerla ha permitido colaborar con muchos profesionales y adoptar técnicas de construcción innovadoras", ha dicho. Para el arquitecto, también ha sido un factor decisivo para que el Ayuntamiento viera claro regularizar la licencia de obras.

Aceptar el cambio de proyecto de Gaudí y construir la iglesia por partes; continuarla después de su muerte; la dedicación del papa Benedicto XVI; iniciar la construcción de las torres centrales; y terminar la primera torre central en 2021 han sido el resto de momentos claves a los que se ha referido Jordi Faulí durante su exposición. Ésta última como un mensaje de "continuidad y esperanza ante todos".

Faulí ha remarcado que las decisiones mencionadas "no han sido fáciles ni inmediatas". Incluso, ha dicho, "muchas veces han supuesto la asunción de un riesgo". Por ello, ha continuado, "eran inducidas por una determinación que podríamos definir de coraje creativo, como el que el papa Francisco, en la carta apostólica 'Patris Corde', atribuye a san José".

"Un enamorado de Gaudí"

En su intervención en el inicio del acto, el obispo auxiliar de Barcelona, Sergi Gordo, ha presentado a Faulí como "un enamorado de Gaudí". "De tanto que lo ha interpretado, se le ha contagiado su minuciosidad, el trabajo y la profesionalidad", ha dicho. Gordo también ha destacado el trabajo del arquitecto actual que, como Gaudí, "pone todo su esfuerzo de cara a la evangelización".

En el acto también ha estado presente el cardenal y arzobispo emérito de Barcelona, Lluís Martínez Sistach; el presidente delegado de la Junta Constructora del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, Esteve Camps; y el párroco del templo, Josep Maria Turull

La conferencia se ha enmarcado en la jornada en la que se han dado a conocer los actos inaugurales de la torre de la Virgen María que se celebrarán el 8 de diciembre y a lo largo de las siguientes semanas. Además, coincidiendo con el 150 aniversario de la proclamación de san José como patrono de la Iglesia Universal, también se ha estrenado una exposición sobre su figura en el templo de la Sagrada Familia.