Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galeria d'imatges

(Bisbat d'Urgell) L'arquebisbe d’Urgell i copríncep d’Andorra, Joan-Enric Vives, ha participat als actes programats per inaugurar la XXVII Cimera Iberoamericana de caps d’Estat i de govern que té lloc al Principat d’Andorra aquest dimecres i dijous.

En el seu discurs, Vives ha defensat una política basada en el “multilateralisme, que té avui en dia una forta dimensió i accent sanitari”. El prelat ha apel·lat a la fraternitat iberoamericana que, ha dit, “ha de sentir-se urgida a un compromís comú per la distribució solidària de les vacunes, especialment als països amb menys recursos”. Davant d’una pandèmia global, l’arquebisbe d’Urgell ha reclamat que “l’accés, compra i distribució de vacunes a preus assequibles també sigui universal”.

El dimecres el copríncep episcopal, juntament amb el cap de govern d’Andorra, Xavier Espot, va rebre amb els màxims honors al Centre de Congressos d’Andorra la Vella, els caps d’Estat i de govern que s’havien desplaçat per participar presencialment a la cimera: el rei d’Espanya, Felip VI; el president de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa; el president de República Dominicana, Luis Abinader i el president de la República de Guatemala, Alejandro Giammattei, així com el president de govern d’Espanya, Pedro Sánchez; el primer ministre de Portugal, António Luís Santos da Costa i la secretària general iberoamericana, Rebeca Grynspan.

Els caps d’Estat i de govern, acompanyats pel copríncep i pel cap de govern d’Andorra, van retre honors a la bandera i van passar revista a la policia de gala i posteriorment van ser interpretats els himnes nacionals dels diferents països assistents a la cimera i el del Principat d’Andorra. Posteriorment dins de la XIII Trobada Empresarial Iberoamericana va tenir lloc el conversatori de caps d’Estat i de govern al Centre de Congressos d’Andorra la Vella.

Al vespre de dimecres al complex Sport Hotels Resort & Spa de Soldeu, a Canillo, ha tingut lloc la cerimònia d’inauguració de la XXVII Cimera Iberoamericana de caps d’Estat i de govern amb els parlaments de diversos mandataris iberoamericans.

Podeu llegir el missatge que Joan-Enric Vives els ha adreçat a continuació:

Majestad, Excelentísimos Señores Jefes de Estado y de Gobierno,  
Señoras y Señores:

Es para mí un auténtico honor darles la bienvenida a la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en el Principado de Andorra con el lema “Innovación para el desarrollo sostenible – Objetivo 2030. Iberoamérica frente al reto del coronavirus”.  

Permítanme que mis primeras palabras esta noche ante este distinguido auditorio, sean para recordar con todo el afecto de nuestro corazón a las víctimas fallecidas en todo el mundo a causa de la pandemia del Covid-19 que sufrimos, pero especialmente en nuestras naciones iberoamericanas. A ellas, a sus familiares, nuestro más sentido pésame. Su dolor es nuestro dolor.

El Principado de Andorra les abraza con todo su corazón y hospitalidad. Somos un Estado independiente, de derecho, democrático y social que tiene sus raíces históricas que se remontan al mismo gran emperador Carlomagno en el siglo IX. En estos Valles del Pirineo, protegidos por el emperador y los Obispos y Señores feudales, nace con los Pareatges de 1278 firmados entre el Obispo de Urgell y el Conde de Foix, una institución singular, un Co-Señorío, que ha sabido mantenerse en pie desde el siglo XIII hasta nuestros días, confiando en el Obispo de Urgell y el Presidente de la República Francesa.Hemos evolucionado y desde 1993 el Pueblo Andorrano adaptó democráticamente esta singularidad política e institucional a los esquemas actualmente vigentes en la comunidad internacional, aprobando su Constitución democrática, y asumiendo el legado histórico y político de las tradiciones de nuestro pueblo. Somos un Coprincipado parlamentario (art. 4) que los Copríncipes como símbolo y garantía de la permanencia y continuidad de Andorra, así como de su independencia y del mantenimiento del espíritu paritario en las tradicionales relaciones de equilibrio con los Estados vecinos (art. 44), defendemos y representamos.

Siempre hemos sido un país neutral y pacífico. Sin embargo, esta neutralidad no ha significado aislamiento o carencia de solidaridad. Al contrario, especialmente en el siglo pasado, cuando tuvieron lugar los tristes conflictos europeos, como la Guerra Civil Española o la Segunda Guerra Mundial, Andorra abrió sus puertas de acogida para aquellos que huían del terror y de la violencia. Nuestro Principado, además, ha gozado de una paz ininterrumpida a lo largo de siete siglos de independencia, y somos un santuario de paz y un paraje que eleva a la contemplación y al goce espiritual. 

La Comunidad Iberoamericana de Naciones, tan digna y altamente representada aquí en su Majestad el Rey y en Vuestras Excelencias, constituye una comunidad de afinidades a la que el Principado de Andorra está integrado de manera natural, por razones geográficas, pues somos uno de los tres Estados soberanos existentes en la Península Ibérica; por afinidades lingüísticas ya que coexisten en nuestro Estado las tres principales lenguas ibéricas, castellano, catalán y portugués. Y además afinidades culturales.  

El Principado de Andorra es el miembro más reciente y el más pequeño de la Conferencia Iberoamericana de Naciones. Con una historia y una cultura de puente entre el sur y el norte de los Pirineos, sus instituciones, antiguas y originales, le han permitido afianzarse en la modernidad desde la prudencia y la cultura de la paz. Andorra promueve el plurilingüismo y la diversidad como valores relacionados con su propia identidad, quiere apostar decididamente por la ciencia, la tecnología y la innovación, la defensa del medio ambiente, así como la educación, sin olvidar la inclusión social y la promoción de la autonomía de las personas más vulnerables, como las personas con discapacidad, una prioridad en nuestro sistema educativo que nos enorgullece como País. 

En 2018 el Ministerio de Asuntos Exteriores de Andorra asumió la Secretaría Pro Tempore (SPT) de la Conferencia Iberoamericana, sucediendo a la República de Guatemala. En aquel momento el lema de la Secretaría Pro Tempore ya tenía una dimensión transversal (la innovación) y tres dimensiones de sostenibilidad (la medioambiental, la económica y la social) pero la pandemia ha hecho emerger con fuerza una no prevista inicialmente: la dimensión sanitaria.  

En efecto, treinta años después de la primera Cumbre Iberoamericana, celebrada en 1991 en Guadalajara (México), el mundo en su conjunto, e Iberoamérica en particular, está inmerso en un acelerado proceso de revisión de sus políticas y medidas necesarias par afrontar los desafíos del futuro, dónde el Multilateralismo emerge como vital e imprescindible para encontrar soluciones justas, comunes y coordinadas a las crisis. Un multilateralismo que tiene hoy en día una fuerte dimensión y acento sanitario. El Papa Francisco, en su reciente Mensaje Urbi et Orbi para la Pascua, a principios de este mes de abril, ha recordado que todos estamos llamados a combatir la pandemia, y que las vacunas son una herramienta imprescindible. Atendiendo a lo que el Papa ha llamado un “internacionalismo de las vacunas”, también creo que nuestra fraternidad Iberoamericana debe sentirse urgida a un compromiso común para su distribución solidaria, especialmente hacia los países con menos recursos o influencias. La pandemia ha sido global, y el acceso, compra y distribución de las vacunas, a precios accesibles, ha de ser también universal. ¡Hagámoslo posible! Debemos aumentar la cooperación internacional, sin dejar a nadie atrás, especialmente a los más vulnerables de la sociedad, según lo acordado en la Agenda 2030, que es nuestro gran acuerdo y compromiso en favor de la cooperación a escala global. Lo necesitaremos para fomentar la recuperación económica que nuestras Naciones tanto necesitarán, especialmente los colectivos con mayor situación de vulnerabilidad.  

Permítanme terminar mis palabras agradeciendo de forma sincera el arduo trabajo que la Presidencia Pro Témpore del Principado de Andorra en colaboración con la Secretaría General Iberoamericana, han realizado durante más de dos años, en lo que ha supuesto la presidencia más larga de la historia de las Cumbres. Deseo mencionar a la Excma. Sra. Rebeca Grynspan, Secretaria general Iberoamericana que en Andorra no olvidaremos por su gran ayuda para el buen éxito de esta Cumbre. Unidos en nuestra fraternidad, trabajaremos por que los compromisos alcanzados sean fructíferos y duraderos.  

En nombre de las Autoridades y del Pueblo del Principado de Andorra, así como en el del Copríncipe francés M. Emmanuel Macron y en el mío propio, les agradecemos su presencia y auguramos una exitosa Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno con grandes frutos para nuestro futuro fraterno. 

Muchas gracias.