Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Zlata Filipović, escritora bosnia nacida en Sarajevo, ahora tiene 41 años. El lunes 3 de septiembre de 1991, cuando tenía 10 años, comenzó su diario, que concluiría dos años más tarde. El inicio de sus escritos coincide con la Guerra de Yugoslavia (1991-2001), una sucesión de conflictos étnicos con genocidios incluidos. Sus primeros relatos contienen anécdotas infantiles, pero con el desarrollo de los acontecimientos bélicos, sus pensamientos adquieren otra dimensión. El 3 de abril de 1992 decide inspirarse en Anna Frank que en su Diario escribe a Kitty. Zlata, por su parte, se dirige a Mimmy, un personaje imaginario que no tiene un significado concreto. Se pregunta: «¿Qué haré si bombardean Sarajevo?».

El 17 de abril de 1993 escribe a Mimmy: «Una desgracia sustituye a otra. Es horrible. No entiendo nunca nada. De hecho, no entiendo nada de esta guerra. Lo único que sé es que es una insensatez. Todo viene de aquí. En todo caso. No llevará la felicidad a nadie. La situación política actual es una bestialidad. Una GRANDÍSIMA bestialidad, ¡de verdad! No sé qué tengo que hacer, continuar viviendo y sufriendo, continuar esperando, o bien buscarme una viga y una cuerda y… Unos cuántos años más como este, y ya tendré veinte años.»

El hecho de que una niña de 10 a 12 años escriba textos como éste muestra su educación familiar, su sensibilidad y su inteligencia. Soy consciente de que estamos inmensamente lejos de esta brutalidad en la que Zlata se vio inmersa. Nosotros no estamos en guerra. Ella nos proporciona, sin embargo, algunos elementos que iluminan nuestra situación. Una chispa de insensatez suele parecer poca cosa, pero puede desencadenar auténticas tragedias. Hay mucha infelicidad y no solo es por la pandemia. ¡Cuántos jóvenes, como Zlata, ven un futuro negro! Muchos políticos, poderes de toda índole y medios de comunicación solo buscan sus intereses. Los demás no cuentan. El bien común, tampoco. En vez de superar conflictos, los agudizan intentando polarizar a la sociedad, generar enemigos y sembrar odio. Mentir ya no importa. Resuenan las palabras de Zlata: «La situación política actual es una bestialidad».

Lluís Serra i Llansana – CC – 9 de enero de 2022 – núm. 2207 – pág. 24.