Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

"A mí me parece que la presencia fundamental en el momento inicial de la creación de un barrio  es la presencia del sacerdote en este barrio. La iglesia creo que vendrá después, es decir, el templo no les debe ser dado, sino que debe ser algo que ellos mismos contribuyan a levantar. No creo en soluciones provisionales, porque la solución provisional es un dejar la conciencia tranquila y aplazar los problemas." (F. Escudero, arqte. / pag.46)

"Si la producción en serie es válida para los objetos, es todavía mucho más válida para la fabricación de las iglesias. No quiero decir que se tengan que hacer barracones de tipo campamento militar, sino todo lo contrario. La vivienda también tiende que tender a la prefabricación. Los arquitectos ya no tendremos entonces nada que hacer? Alabado sea Dios!" (A. de Moragas Gallissà, arqte. / pag. 119)

Todo vuelve. Estas dos citas son recogidas dentro de las "Conversaciones de Arquitectura Religiosa" que tuvieron lugar en Barcelona a finales de 1963. Los autores no son unos cualesquiera. El primero, Francesc Escudero i Ribot, es el autor de las iglesias de San Luis Gonzaga y la vanguardista San Juan Bosco de la Meridiana. El segundo, Antoni de Moragas y Gallissà, es autor de la Parroquia de Sant Jaume de Badalona, reconocida por la implementación de un programa de culto en un almacén fabril en 1957. Ambos eran conscientes de que, en ese momento, se daba el hecho del chabolismo parroquial y que la prefabricación o el uso de elementos industrializados era algo inevitable en el futuro.

Y el futuro se va haciendo realidad, como pudimos comprobar en la presentación del nuevo templo parroquial de la Virgen del Carmen, en Sant Joan Despí, que tuvo lugar en la décima sesión del Seminario de Patrimonio Sacro de la Fundación Joan Maragall , donde contamos con Josep Maria Riera y Sonsoles Vilahur, por parte del equipo técnico de bienes inmuebles del Arzobispado de Barcelona; y la explicación compositiva, técnica, pero sobre todo vivencial, del pintor Josep Minguell. Como ya apuntaba Francisco Escudero en su momento, lo que debía ser un barracón para alojar una iglesia provisional por cuatro años se ha prolongado hasta los cuarenta y pico años en unas condiciones más que precarias bajo una cubierta de fibrocemento (imagen superior, estado anterior del antiguo templo).

En cuanto a la descripción general del proyecto me remito al artículo adjunto de Laura Mor, cuyo me gusta destacar la idea de la incorporación de un pequeño oratorio a pie de calle a modo de "cajero automático religioso" ( Mn. Fisa dixit) con visibilidad independiente hacia el presbiterio, una buena solución de cancel que es convertible también en "pecera" o espacio para familias con niños que quieren seguir la celebración dominical sin estorbos o interferencias auditivas (imagen superior, espacio de cancel bajo el corazón en construcción). En cuanto a las pinturas, copio también el documento descriptivo que me hizo llegar en su momento en Josep Minguell, el cual argumentaba a la sesión de patrimonio que la pintura mural es como construir una última pared al muro interior y, por este motivo, le gustaba el comentario de la gente de la parroquia cuando decía "este hombre es el pintor pero, además, también es albañil":

"Presbiterio: Muro que actúa como fondo de las celebraciones litúrgicas. Fondo con la representación del Monte Carmelo. Muro con la imagen de la virgen del Carmen. Fondo pictórico con viñedos propios del Monte Carmelo

Pared lateral: Misterios del Rosario. De gozo. Recogen los momentos de felicidad de la vida de la Virgen María: -L'Anunciació. La Visitación. El nacimiento de Jesús. La presentación de Jesús en el templo. El reencuentro con Jesús en el templo. Luminosos. Recogen momentos felices para los cristianos: -El bautismo de Jesús.Les bodas de Caná. El anuncio del Reino de Dios. La transfiguración de Jesús. El eucaristia.Dolorosos. Representan el sufrimiento por la muerte de Jesús: -La noche en el huerto de Getsemaní. La flagelación. La corona de espinas. Jesús cargando la cruz. La crucifixió.Gloriosos. Simbolizan la divinidad de Jesús: -La Resurrección de Cristo. La ascensión de Jesús al cielo. La Pentecostés. La Asunción de la Virgen. La coronación de María como reina del Cielo. "

El tema que me interesa tratar ahora es el del uso de elementos prefabricados en la construcción de iglesias. No es un tema nuevo y, a pesar de ir vinculado en sus inicios a construcciones de iglesias provisionales, se ha ido imponiendo también por razones económicas a iglesias de nueva planta con intención de perdurabilidad. Por ejemplo, en 1958 se edificó con carácter de urgencia y provisionalidad la iglesia de San Sebastián del Verdum (obra de Martorell / Bohigas / Mackay. Arriba) empleando elementos prefabricados, pero recientemente también se usan elementos prefabricados de hormigón armado en la construcción de la Basílica de la Sagrada Familia que, eso esperamos!, no aspiran a una vida efímera.

En el caso de la nueva parroquia de la Virgen del Carmen se ha optado por construir el templo a partir de las piezas propuestas por la empresa de prefabricados Pujol. El presupuesto de 500.000 € por el conjunto de la obra y la necesidad de hacer realidad el proyecto después de muchos años de espera así lo aconsejaba. Antes de los acabados de pintura final se podría decir que la edificación parecía más un almacén que otra cosa si no fuera por el elemento vertical del campanario y el óculo a modo de rosetón en la fachada. Finalmente, la iglesia "parece una iglesia" pero, en mi humilde opinión, "parece demasiado una iglesia" en el sentido que aparece como un calco de lo que es la imagen icónica del templo: una caseta con un campanario adosado y una cruz pegada. Si nos fijamos, por ejemplo, en el citado caso de la iglesia provisional del Verdum, nos encontramos con un pabellón exento y una cruz "cubista" de hormigón que lo significa como espacio de culto. O bien, tomando el caso de la iglesia de Sant Jaume de Badalona, ​​también mencionada al principio, la cruz, exenta y sostenida por una "mano de hormigón", está formada por redondos de acero. O yendo más atrás en el tiempo, poniendo en diálogo la tipología industrial y la eclesial, tenemos el referente de la iglesia del Corpus Christi de Aquisgrán del arquitecto Rudolf Schwarz (1928).

Cabe preguntarse si la nueva parroquia de la Virgen del Carmen sigue siendo una "iglesia moderna"? Sí, y la respuesta, a pesar de estas concesiones icónicas que he criticado, sigue siendo afirmativa porque lo que determina la modernidad de un templo es la adaptación de su forma a la función y el uso de los "nuevos" materiales. Una iglesia, por mucho que "parezca" moderna, si no logra la actuosa participatio requerida por el documento de la Sacrosanctum Concilium, no se puede considerar moderna, y aquí sí se cumple. Ahora bien, también es cierto que en este caso concreto de San Juan Despí se podría haber ido más allá en las posibilidades compositivas que ofrece una construcción con prefabricados de hormigón industriales. Valga como ejemplo, aunque el presupuesto seguramente era estimativamente muy superior y la situación es otra, la iglesia parroquial proyectada por Vicens & Ramos en Ponferrada.