Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galeria d'imatges

"Junto con el patrimonio natural, hay un patrimonio histórico, artístico y cultural, igualmente amenazado. Es parte de la identidad común de un lugar y una base para construir una ciudad habitable. (...) Es necesario incorporar la historia, la cultura y la arquitectura de un lugar, manteniendo su identidad original. Por eso la ecología también supone el cuidado de las riquezas culturales de la humanidad en su sentido más amplio." (LS 143)

(Eloi Aran) La citación del Francisco invita a ver la arquitectura ecológica más allá del hecho natural, incorporando también la dimensión cultural de los pueblos y territorios. La palabra oikos, o Oikía, de origen griego significa "casa" o "comunidad". Encontramos infinidad de palabras que la contienen (economía, ecología, basílica, ecumenismo, etc) y me gustaría pararme en dos de estas: los eco-museos y las par-Oikia (parroquias).

1. ¿Qué es un ecomuseo?

Según el museólogo de referencia George Henri Rivière: "Un ecomuseo es un instrumento que el poder político y la población conciben, fabrican y explotan conjuntamente. (...) Un espejo, donde la población se contempla para reconocerse, (.. .) Un espejo que la población ofrece a sus huéspedes para hacerse entender mejor (...) Una interpretación del espacio: de espacios privilegiados donde detenerse (...) Un laboratorio, en cuanto contribuye a la estudio histórico y contemporáneo de la población y de su entorno y favorece la formación de especialistas en la materia (...) Un conservatorio, en la medida en que contribuye a la preservación del patrimonio natural y cultural de la población (...) una escuela, en la medida que asocia la población a sus actividades de estudio y de protección y la incita a tomar mayor conciencia de los problemas que plantea su propio futuro"

Ya vemos que se trata de una institución compleja que no se puede reducir a un centro de interpretación, un centro cultural, una escuela o un laboratorio, pero que contiene todo ello bajo capa de museo arraigado en un territorio. En su momento, los eco-museos franceses de los 70 's fueron la revolución de la nueva museística (aunque los museos tipo Skansen, o "al aire libre", fueron un preludio).

2. ¿Qué es una parroquia?

Parroquia proviene de la palabra griega "par-Oikía" y etimológicamente equivale a "vecindad" o "aquellos que viven en proximidad", lo que procede bastante bien a la imagen de lo que entendemos por un centro parroquial. Ahora bien, hay otra acepción de la palabra parroquia que le parece contradictorio y nos viene del sentido que esta palabra tenía en la biblia griega, donde "Paroikia" equivale a ser extranjero o emigrante, peregrinar o vivir como un forastero con domicilio en una comarca, con una cierta seguridad pero sin derecho a la ciudadanía. Más adelante, la Vulgata latina tradujo este verbo para peregrinar. La parroquia es en el Antiguo Testamento, la comunidad del pueblo de Dios que vive en el extranjero sin derecho ni ciudadanía. En el Nuevo Testamento, encontramos la palabra "paroikos" con el mismo significado que el antiguo, donde la Iglesia es "paroikia", es decir, una comunidad de creyentes que se consideran extranjeros (Ef 2,19), de paso (1 P 1,17), emigrantes (1 P 2,11) o peregrinos (Heb 11,13). La imagen de peregrinación de la Iglesia primitiva contrasta notablemente con su posterior sedentarismo.

3. Un eco-museo parroquial?

De entrada hay que afirmar que una parroquia o templo parroquial dista mucho de poder convertirse en un ecomuseo, como si los feligreses se dispusieran a ser objeto de estudio propio y muestra ajena. Ahora bien, el pasado Domingo entré en el santuario de Santa. Teresita del Niño Jesús en Lleida. Como en tantas otras parroquias y templos hay un gran vestíbulo intentado musealizar montando toda una exposición sobre la titular del templo. (Ver galería de imágenes)

Semejante ocurrió con la reforma que hicimos en el despacho del vestíbulo o cancel de acceso a la Basílica de Santa María del Pi. En ese momento enfocamos el tema como una especie de "atrio de los gentiles" y tuvimos reconvertir el antiguo cancel de madera en el nuevo armario-expositor de "Los gigantes del Pino", tan populares en la ciudad. (Ver galería de imágenes)

Y, como último caso cercano, está el nuevo vestíbulo creado a partir de la reforma interior del templo parroquial de Santa Madrona (Ver galería de imágenes). Este espacio, susceptible de diversas actividades pastorales, queda todavía un año después de su inauguración infrautilizado por falta de alguien que gestione estos espacios (normalmente una persona voluntaria). Tan difícil resultaría pensar en una especie de exposiciones temporales itinerantes por diferentes espacios de las instituciones eclesiales? No serían una buena muestra de "(mini) ecomuseos eclesiales"?