×

Missatge d'avís

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) No debe ser casual que fuera el primer sacerdote que se ordenó en el obispado de Girona tras la convocatoria de Vaticano II, en 1959. La dinámica conciliar en el ámbito eclesial, y la dedicación a la lengua y la cultura catalana han sido los dos ejes vitales de Modest Prats que ha fallecido este sábado en Girona.

Su voz ronca y su contundencia verbal, ilustraba como siempre había sido un verso libre dentro del clero catalán. Gran erudito, encendido defensor de la lengua catalana, y crítico con la dinámica eclesial de los últimos años, como recogía en esta extensa entrevista biográfica de 2009 en la revista L'Avenç.

Nacido en Castelló d'Empúries en 1936, estudió en el seminario de Girona, se licenció en Románicas en la Universidad de Barcelona y completó estudios en la Universidad Pontificia Lateranense de Roma y en el Instituto Católico de París.

Su tarea docente la desarrolló paralelamente a la actual Universidad de Girona hasta su jubilación en 2002 y en el Seminario de Girona. Esta doble vertiente docente, también la combinaba con una doble dedicación a la investigación y el estudio filológico, con la vida pastoral como sacerdote en la parroquia del pequeño municipio de Medinyà. Història de la llengua catalana es una de sus obras principales y que marcan su reconocimiento como filólogo.

Comprometido en la defensa de la lengua catalana, dentro y fuera de la Iglesia, también se preocupó de las cuestiones sociales. En 1969 fué multado por el gobernador civil de Girona por una homilía contra unas detenciones en Barcelona. En ese momento, y cuando le querían impedir la entrada en la Universidad, encontró la protección del entonces obispo de Girona Narcís Jubany. La buena relación con su sucesor, el obispo Jaume Camprodon, le permitió continuar combinando su doble militancia eclesial y cultural. También impulsó el secretariado diocesano de Justicia y Paz de Girona, del que fue delegado de 1975 a 1981.

Dentro del ámbito eclesial en 1995 fue uno de los participantes de Concilio Provincial Tarraconense por designación episcopal. Coincidiendo con esta reanudación de la tradición conciliar en Cataluña, promovió la edición del estudio Política lingüística de la Iglesia catalana. En la introducción ponía de manifiesto la imbricación de su trabajo filológico con la dimensión eclesial. Explicaba que "difícilmente llegaremos a tener una versión pausible de la complejidad de nuestra historia lingüística si no estudiamos el papel que la Iglesia y tuvo y que puede tener todavía"

El 1981 fue el primer delegado del Servicios Territoriales de Girona del Departamento de Cultura y participó en la elaboración del Pacto Cultural durante la reanudación de la Generalitat. Era miembro del Institut d'Estudis Catalans y en 2004 recibió la Creu de Sant Jordi.

En 2002 se jubiló de la docencia universitaria y desde entonces fue rector de la parroquia de santa Susana del Mercadal de Girona. En los últimos años, ya enfermo, había recibido varios homenajes y se le reconoció con la publicación de Las homilías de Medinyà.

Actualmente residía en la residencia sacerdotal Obispo Sivilla de Girona donde murió el sábado. La misa exequial tendrá lugar en el Iglesia de Santa Susana del Mercadal de Girona este lunes 31 de marzo a las 11 de la mañana.

Fotografía: L'Avenç.