Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri – CR) “Donem gràcies per aquesta dona de cor blanc que tan estima i respecta el nostre poble, la nostra cultura i la nostra fe. Que el cel on ella esperava trobar-se amb el seu Déu, segueixi estimant i resant per les nostres famílies”. Així, s’acomiadava de Teresa Losada una noia de la comunitat musulmana aquest dilluns al migdia en el funeral a la parròquia de Sant Vicenç dels Horts. 

Com en la vetlla que es va fer a la residència de les Franciscanes Missioneres, diverses famílies musulmanes –especialment dones, joves i nens- s’han sumat a la celebració catòlica que ha acomiadat Teresa Losada. Precisament en l’inici del funeral les religioses, entre elles la germana de Teresa que també és franciscana missionera, han recordat com aquest institut religiós la va ajudar a descobrir l’Islam i alhora a arrelar-se a Catalunya.

El funeral l’ha presidit el germà Pascual Piles, provincial de l’Orde Hospitalari de Sant Joan de Déu. Les dues comunitats religioses mantenen una gran col·laboració a Sant Vicenç dels Horts i a través d’institucions com Bayt Al-Thaqafa. Piles ha remarcat com la cerimònia unia a musulmans, a cristians i a persones que no professen cap religió. Ha centrat l'homilia (veure al final del text) en Mateu 25 –“era foraster, i em vau acollir”, un dels textos que va escollir la mateixa Teresa Losada pel funeral i que “ens obliga a canviar la nostra forma de viure”. “Una gran franciscana”, l’ha definit, “pel seu cor universal i disposada a entregar la seva vida”.

Pascual Piles també ha recordat el testimoni de Losada durant els dos anys que ha patit el càncer, en el que va estar sempre acompanyada i en el que ella repetia que “sabia que Qui s’havia refiat”. “Quan ens obrim a Déu, Déu es fa experiència, que ens porta a estimar als altres i a treballar per la justícia i la dignitat”, és un dels missatge que també ha recordat de Losada, qui “ens ha ensenyat a ser creients, creient en tots els qui l’envoltaven i fiant-se de Déu”.

Piles ha presidit la celebració acompanyat del president de la Unió de Religiosos, Màxim Muñoz, del vicari de pastoral del bisbat de Sant Feliu, Josep Maria Domingo, i una trentena de capellans i religiosos.

Les vocacions que es necessiten

La celebració s’ha tancat amb el testimoni de representants de les diverses comunitats i institucions amb les que va col·laborar Teresa Losada. El primer ha estat l’alcalde de Sant Vicenç dels Horts, el president d’ERC, Oriol Junqueras, amic personal de Losada des de fa anys.

Junqueras ha explicat com va actuar Losada per millorar les condicions de vida de la gent quan va arribar a Sant Vicenç el 1967, “en moments pel poble i pel país molt pitjors que l’actual”. “Va contribuir a reforçar les baules més febles de la cadena”, enfortint les persones per les qui treballava. En una demanda de futur, ha demanat que “els qui volem compartir la seva fe, voldríem que les ordes i institucions religioses sàpiguen trobar les vocacions que són necessàries i que contribueixen a fer un país millor”.

Els representants institucionals al funeral han estat encapçalats per la consellera de Benestar Social i Familia, Neus Munté; els directors generals d’Afers Religiosos i per a la Immigració, Enric Vendrell i Xavier Bosch; i el comissionat de Religions de l’Ajuntament de Barcelona, Ignasi Garcia i Clavell. Tant la consellera Munté com l’alcalde Xavier Trias han recordat aquest dilluns la figura de Teresa Losada.

Els moments més emotius abans d’acabar la celebració han estat la intervenció de representants de les Franciscanes Missioneres de Maria, de Bayt Al-Thaqafa, de la Fundació Marianao, i de Sant Joan de Déu. Pilar Serrano, provincial de les Franciscanes, ha remarcat que tot el que ha fet Teresa Losada és “conseqüència d’una vida cristiana, subratllant el que Francesc d’Assís va experimentar: tots som germans en filació en Déu i en fraternitat entre tots els homes. Això ens porta al compromís social”. Rosa Badia, actual directora de Bayt Al-Thaqafa, ha parlat de com va morir acompanyada Losada: "Que estiguem junts marroquins, catalans... és la Teresa". I Quim Erra, de Sant Joan de Déu, ha recuperat la idea de “cor blanc” que sovint expressava Losada: “per tenir un cor blanc hem de ser generosos”.

En el funeral han excusat la seva presència el bisbe de Sant Feliu, Agustí Cortés, i el rector de Sant Vicenç, Mateu Santacana, que es trobaven fora del bisbat. També s’ha sumat al condol el cardenal Lluís Martínez Sistach i el delegat de pastoral social de Barcelona, Josep Maria Jubany, ha recordat el seu treball amb les plataformes de suport als immigrants.  

TEXT DE L'HOMILIA DE PASCUAL PILES

Sé de quién me he fiado (2ª Tim. 1, 12).

Homilía en el funeral de la Hna. Teresa Losada, 26 agosto 2013

Cuantos nos encontramos aquí y, otros muchos más, conocíamos a Teresa. Su amistad nos ha enriquecido. Bienvenidos todos a esta Eucaristía funeral.

Muchas gracias por vuestra presencia. A los musulmanes por vuestro afecto hacia ella, afecto que como sabéis ha sido mutuo. A todos los cristianos por la fe en Cristo resucitado que a Teresa la ha llamado ya a su presencia. A todos los presentes por estar aquí.

Teresa tenía un corazón universal, tenía una gran fe en el Dios de la Vida que es el mismo para todos, como nos lo ha recordado el gran y humilde teólogo, Benedicto XVI.
Saludo a todos, en la vida, en la fe, en las responsabilidades que cada uno tenemos.

Todos somos hermanos. Gracias.

Sé de quien me he fiado, (2ª Tim. 1, 12) es un poster que está en la pared de la habitación de Teresa, que cuantos la hemos visitado en estos días en el proceso de su enfermedad y, sobre todo, de su muerte lo hemos podido contemplar.

Teresa ha vivido siempre fiándose de Cristo. Ha sido una gran testigo. Religiosa Franciscana Misionera de María, realmente franciscana.

Teresa además de buena, era lista, formada en España, Roma en Italia, Túnez, Sorbona de Paris. Trabajó en la Universidad de Barcelona durante 7 años.

El Señor la llamó a una opción más radical, opción por la sencillez y por los sencillos, totalmente franciscana.

Abandonó la Universidad, abandonó Barcelona y vino a vivir a uno de nuestros barrios de Sant Vicenç dels Horts, dejando las clases y dedicándose a un trabajo sencillo: en los hogares, en la fábrica.

Se dedicó totalmente con las compañeras de comunidad a trabajar por todos pero especialmente por los inmigrantes. Intentó crear puentes en sus vidas. Intentó abrirles todas las puertas que pudo, creando con ellos una comunidad cristiano-musulmana, un vínculo cristiano-musulmán.

Vivió en una pequeña comunidad, pero no abandonó nunca Barcelona, donde había otras comunidades y otros focos existenciales de ayuda a los inmigrantes, fundamentalmente marroquíes, con sus programas de integración, con un compromiso cristiano, lucido y, afortunados de nosotros, creando con los Hermanos de San Juan de Dios la Fundación Byat–Althaqafa desde la que han trabajado durante muchos años, hasta que el Señor la probó con la enfermedad que en algo más de dos años y medio la ha llevado a la muerte.

Teresa, la Hna. Teresa ha tenido un alma universal, creyente, alegre, incansable, luchadora. En una edad que hoy se considera adulta pero no demasiado mayor, apareció la enfermedad, el Señor la llamó para sí.

Estuvo dispuesta desde el inicio a entregar su vida e ir al encuentro del Resucitado. Le costó sufrir fuertemente pero lo ha vivido con gran espíritu. Continuó mientras pudo con la vida normal, pero sufrió y ha muerto con una gran esperanza en Cristo.
Muchos y muchas hemos tenido la suerte de estar cerca en este último período, compartir con ella, celebrar la Eucaristía de forma domestica, pero muy sentida, en lo profundo del misterio. Gozar con ella al mismo tiempo que sufrir en lo que era, ya unida a Cristo, su misterio pascual.

Durante este periodo hemos visto encarnado en su vida el gran convencimiento con el que vivía su vida cristiana y consagrada: “Sé de quién me he fiado”.
Posiblemente esta última parte de la enfermedad la ha vivido ella, con sus hermanas y con algunas personas que hemos podido acompañarla de cerca y ser testigos de la fuerza espiritual de su ser.

En total han sido 36 años. Uno más de la mitad de su vida. Muchos de estos años los habéis vivido con ella todos vosotros. Todo esto que he intentado recordar lo ha vivido Sant Vicenç porque Teresa ha sido una ciudadana bien viva y bien dinámica en la ciudad, trascendiendo su impacto a toda Catalunya, a España entera y a los pueblos islámicos, especialmente, Marruecos. Y lo afirmo tanto en la fe como en el compromiso.
Hemos proclamado en la Eucaristía dos lecturas escogidas por ella, pensadas por ella y su comunidad para su funeral

La primera es de la Carta de San Juan, 1ª, capítulo 4, 7-21.

El amor como don nos viene de Dios, cuando nos abrimos a El, se nos hace experiencia, nos impulsa a que nos amemos unos a otros.

El sentirnos amados por Dios, el amar a Dios, nos ayuda a amar a los demás, a creer y luchar por la fraternidad, a trabajar por la justicia y el respeto que merecemos todos para vivir con dignidad.

Este planteamiento en ella y en nosotros rompe fronteras, cambia nuestro ser en amor, construye fraternidad en la realidad.

El segundo texto sacado de Mt. 25, 31-46.

Venid benditos de mi Padre, tuve hambre, sed, fui forastero, estuve desnudo, enfermo y en la cárcel.

Esta fue la vida de Teresa. Esta debe ser nuestra vida. Me atrevería a decir que la segunda parte de la parábola la podríamos borrar. Porque hacemos nuestro el planteamiento de Cristo, el planteamiento de Teresa, el planteamiento de vida que surge de la experiencia del amor y que nos lleva a amar.

Gracias Teresa por cuanto has sido para muchísima gente, por cuanto has sido para cada uno de nosotros.

Nos has enseñado a ser creyentes, creyendo en todos los que nos rodean. Nos has enseñado a ser creyentes, creyendo y fiándonos de Dios.

Descansa en paz, en la presencia del Señor Resucitado. Ayúdanos a creer como tú creíste. Gracias. Amén