Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

L’advocat de Lleida acusa al de Barbastre de voler fer creure que “el Bisbe de Lleida no lliura les obres perquè ‘no li dóna la gana’” i explica que Piris està “lligat de mans”

(Jordi Llisterri- CR)Ja n'hi ha prou de bestieses; facin alguna cosa senyors polítics, i aviat, perquè els dos bisbes, que es respecten i no s'ataquen, estan cansats de ser utilitzats -al meu criteri- i els ciutadansens mereixem un millor tracte del que ens estan donant”. Aquesta és la demanda de l’advocat del bisbat de Lleida, Javier Gonzalo, en una carta enviada als mitjans de comunicació de Lleida. Gonzalo, respon un article que va aparèixer aquest diumenge al diari El Periódico de Aragón signat per l’advocat del bisbat de Barbastre-Montsó, Hipólito Gómez de las Roces, que va ser president del govern aragonès a finals dels anys 80. 

Gonzalo contesta aquest article perquè creu que “és ofensiu no ja només al Bisbe Piris, un cop més, sinó a la ciutadania (...) fent-los creure que les coses són molt fàcils, amb pensaments tan simplistes com que el Bisbe de Lleida no lliura les obres perquè “no li dóna la gana’”. Gonzalo imputa a l’advocat aragonès que “cada vegada que des de fa uns mesos escriu sobre el conflicte de l'art sacre, ho fa en un to i un contingut indigne al meu parer, desafortunat i fora de temps

L’advocat del bisbat de Lleida argumenta que “el problema és polític i no eclesiàstic” i “o es posen d’acord els polítics, fet que censuro obertament per la inactivitat amb la qual estan actuant, o no s'entreveu solució al litigi”. Conclou que els polítics “són els qui han arribar a una solució d'aquest agre litigi” mentre “tots utilitzen a Piris de boc expiatori”.

I afegeix que “quan parlo de polítics també em dirigeixo als ‘diplomàtics vaticans’, als quals he de fer públic que he volgut arribar per demanar s'accelerin propostes i solucions, i se m’han negat les repetides audiències demanades al Nunci a Espanya”. Per Gonzalo “mentre aquesta solució política no es posi en marxa, s'omplirà la premsa d'improperis contra el bisbe Piris, sàpiguen que lligat de mans per la Jerarquia que li ordena subscriure escrits per obediència i per les lleis que li impedeixen complir els seus propòsits”.

Més d’un està penedit de les decisions de Roma

En aquesta extensa carta Gonzalo diu que parla com a advocat “sense que obeeixi a una contestació dictada pel Bisbe, ni a ser portaveu del mateix”. Per això, explica que ell creu que en el seu moment “s’hauria d’haver defensat que els béns eren de Lleida en contestar la demanda el Bisbe anterior Monsenyor Salinas, i arguments no faltaven” però que ell ha actuat d’acord amb l’actual bisbe de Lleida que “em va instruir perquè abans que res respectéssim les resolucions de Roma”.

De fet, per Gonzalo “ni Roma ha fet el que havia de fer des d'un inici cap als anys 1995 i més d'un està penedit de les decisions que es van prendre”.

De forma contundent, Gonzalo acusa a l’advocat del bisbat de Barbastre d’”ocultar” l’actuació dels bisbe Piris. Diu que Gomez de las Roces  “coneix els fets, però no els relata tots, coneix el dret però l’interpreta sense relatar el que invoquen les altres parts processals, sense respectar en definitiva el que jo entenc és la veritat que és la que s'ha de fer pública al complet”. Per això pregunta directament a l’advocat aragonès a que si “tens tan segur que Monsenyor Piris pot entregar quan vulgui les obres al Bisbe de Barbastre, perquè no li requereixen, es presenta amb un notari, anem tots al Museu de Lleida, demanem les obres i esperem a veure què passa?

Aquest és el text sencer de la carta enviada per Javier Gonzalo:

Otra vez el obispo de Lleida “chivo expiatorio” de políticos y vaticanistas

El Periódico de Aragón, Domingo 12 de Junio de 2011 publica el artículo ¿Un obispo sin norte o más cosas? escrito por el abogado HIPÓLITO GOMEZ DE LAS ROCES, que lo es del OBISPADO DE BARBASTRO-MONZÓN, en el que profiere toda clase de juicios de valor inciertos, en mi criterio, contra Monseñor Piris, bajo la excusa farisaica de comenzar alabándole “Se me creerá si digo que guardo hacia don Joan Piris, obispo de Lérida, el respeto y el afecto” para delatarse Hipólito afirmando seguidamente contra el Obispo Piris que “lo suyo, advertir que camina sin derrotero o que al menos, esa apariencia da” o “como obispo, debe acatamiento al Papa y a las Leyes civiles y seguir juzgando las intenciones del Obispo imputándole ser un desobediente con todo”.-

Adelanto que mi crítica a este artículo la hago como ABOGADO DEL OBISPADO DE LLEIDA, pero con mi propio criterio, pensamiento y palabras, sin que obedezca a una contestación dictada por el Obispo, ni a ser portavoz del mismo, que como siempre he manifestado, NO LO SOY.- Tampoco critico la labor jurídica del articulista, que en todo momento ha desempeñado su defensa con rigor, sino que lo que critico es la gravedad , a mi modo de ver, de las palabras de Hipólito, a quien sabe respeto, en su relato periodístico que indico al principio, pues él conoce plenamente la verdad de la actuación del Obispo Piris en el litigio del arte sacro porque asiste como yo en primera línea de todos los procesos, pero LA OCULTA, conoce los hechos, pero no relata todos ellos , conoce el derecho pero le interpreta sin relatar el invocado por las otras partes procesales , sin respetar en suma lo que yo entiendo es la verdad que es la que debe hacerse pública al completo.- Y eso lo diga quien lo diga debe ser criticado lo haga quien lo haga, porque como afirmó Séneca, “el lenguaje de la verdad debe ser, sin duda algún, simple y sin artificios”, cosa que en el artículo no se cumple.-

Se equivoca Hipólito si cree que logrará ocultar toda la verdad, o buscar “Chivos expiatorios” ; su articulo es ofensivo no ya sólo al Obispo Piris, una vez más , sino a la ciudadanía que en su día , es obvio, creyó en él como político y hoy todavía hay aragoneses que creen que está defendiendo la justo con ”toda” la verdad, y no parcialmente; pero no es así y también ellos algún día descubrirán tal vez que les ha defraudado, haciéndoles creer que las cosas son muy fáciles, con pensamientos tan simplistas como que el Obispo de Lleida no entrega las obras porque “no le da la gana”, incluso haciéndome creer a mí que cuando, con absoluta lealtad te comuniqué como primicia, que nos apartábamos del proceso civil y no “luchábamos” porque el arte se quedase en Lleida, que sentías verdadera alegría en bien de la Iglesia y en bien de los dos obispos, el suyo y el mío.-

Pero ha demostrado que eso no es así porque cada vez que desde hace unos meses escribe sobre el conflicto del arte sacro, lo hace en un tono y un contenido indigno a mi modo de ver, desafortunado y a destiempo, siendo plenamente aquí de aplicación el dicho de Ernest Hemingway de que “Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar”, se traduce en una especie de discurso político, ensalzando un supuesto respeto por el Obispo, y lanzando luego andanadas como “lo único que debe hacer Piris es devolver los bienes” que “Piris opera contradictoriamente… ¿por qué monseñor Piris no extrae del Museo de Lérida las piezas que guarda allí como depositario? y ¿por qué no asume la responsabilidad de devolver lo que sabe ajeno? Si es la Generalidad catalana la que pone la proa a la buena voluntad episcopal, ¿porqué no lo denuncia públicamente? –sic-“

Lo único de cierto en tu artículo a mi juicio, que desde luego asumo puedo equivocarme, son tus palabras:

Es indudable que también Roma tendría que hacer bastante más que lo hecho; si la restitución no se efectuase ahora y de una vez, habría motivos sobrados para dudar de algunos dignatarios, eclesiales unos y civiles otros. Si esa restitución no se ejecuta, será quizá porque la Justicia, en casos como este, sólo atiende a los privilegiados.

Es cierto: Ni Roma ha hecho lo que debió hacer desde un inicio allá por los años 1995 y más de uno está arrepentido de las decisiones que se tomaron, ni los políticos civiles se han querido “enfrentar” cuando son ellos quienes, y así lo reconoció –lo sabes- hace unos meses en Zaragoza el actual Nuncio, SON LOS QUE DEBEN LLEGAR A UNA SOLUCIÓN DE ESTE AGRIO LITIGIO, y todos utilizan a Piris de “chivo expiatorio” .-

Las desacertadas palabras de Hipólito llegaron a afirmar como consta en la prensa del año pasado que “la creación de Consorcio ha sido una urdidora laica para retener el arte”. No hay que ser un erudito en derecho para saber , que incluso cuando alguien afirma que salga el Obispado de Lleida del consorcio y así de fácil se nos entregarán las obras, jurídicamente no es bastante; como abogado lo digo, si el problema es , como así resulta, que las obras están en el museo catalogadas y protegidas por una Ley catalana, fuera de la jurisdicción del Obispo Piris, en materia que la Constitución le otorga competencia a la Generalitat, decisión votada por unanimidad de todos los grupos en el Parlament de Catalunya y que ahora el Gobierno de Aragón también en uso de sus propias facultades constitucionales trata de catalogar para su Comunidad, resulta todavía más ajeno al Obispo Piris, prueba inequívoca de que en efecto el PROBLEMA ES POLÍTICO Y NO ECLESIÁSTICO, y o se ponen de acuerdo los POLITICOS, lo que censuro abiertamente por la inactividad con que están actuando, o no se atisba solución al litigio.-

Te recuerdo telegráficamente que , contrariamente a lo que afirmas, tú sabes que hay unos HECHOS PROBADOS :

1) el 27 de enero de 2009, el Obispo de Lleida, Mons. Piris, ante la problemática con la que se encuentra desde su toma de posesión y a requerimiento del Obispo de Barbastro-Monzón y con la ABSOLUTA INTENCIÓN DE CUMPLIR CON LA RESOLUCIÓN DE LA SIGNATURA APOSTÓLICA NOTIFICÓ AL CONSELLER DE CULTURA DE LA GENERALITAT DE CATALUÑA, como Presidente del Consorcio que gestiona el Museo de Lleida, donde estaban y están las 113 obras litigiosas, QUE LAS RESOLUCIONES DE LA SANTA SEDE LE OBLIGABAN A SU DEVOLUCIÓN y en consecuencia entendía que se le debía facilitar la salida de las obras para CUMPLIR LA RESOLUCION ECLESIÁSTICA.

2) El 3 de marzo de 2009 EL CONSELLER responde a dicho Sr. Obispo indicando que las obras están catalogadas, forman parte de la colección museística amparada por la Ley Catalana 9/1993 y que además el Parlament de Catalunya por unanimidad instó al Gobierno de la Generalitat “a que no se permita la disgregación de la colección” a mantenerla “como colección inscrita en el catálogo de patrimonio cultural catalán”, y a reconocer que “dicha colección constituye un patrimonio capaz de explicar los contextos identitarios, históricos, sociales y religiosos de unas parroquias y unas comunidades con fuertes vínculos de unión y entendimiento durante varios siglos”.De dicho requerimiento y contestación el Obispo de Lleida Mons. Piris dio cuenta no sólo al Obispo de Barbastro-Monzón sino al Nuncio Apostólico de la Santa Sede en Madrid, lo que debieras haber manifestado.

3) Que en el proceso posesorio seguido contra este Obispado, yo tengo la teoría de que debieron haberse defendido que los bienes eran de Lleida al contestar la demanda el Obispo anterior Monseñor Salinas, y argumentos no faltaban, pero mi representado el Obispo Piris me instruyó para que ante todo respetáramos las resoluciones de Roma y no pusiéramos en duda que las obras debían retornar a Aragón, dejando claro que aunque los HECHOS eran otros, el derecho correspondía a los jueces y no a él, cuyos hechos eran obstaculizados por las decisiones de la Generalitat de Catalunya y del Tribunal Superior de Justicia de la misma Comunidad, como bien sabes aunque lo ocultas.-

4) Si Hipólito, que tienes tan seguro que Monseñor Piris puede cuando quiera entregarte las obras para el Obispo de Barbastro, porqué no le requieres, se presenta con un Notario, vamos todos al Museu de Lleida, pedimos las obras y esperamos a ver qué sucede? Me comprometo a que si no hacen ese requerimiento, Monseñor Piris estará a la puerta del Museu para en presencia del Notario pedir la entrega de las obras y que el Notario constate el resultado de su gestión.-

Hipólito, tan seguro de lo que afirma, debiera aprovechar esta oportunidad que a título personal yo ya de antemano me comprometo a tramitar.-

Ello no es obstáculo para hacer un llamamiento a los políticos de Aragón y Catalunya para que “hagan algo” y no dejen todo a la crítica inhumana de algunos medios y autores contra quien como el Obispo Piris, se encontró el problema sin solucionar desde 1995 y mientras tanto ya les vaya bien tener un “chivo expiatorio”.- Las conciencias de los políticos, si las tienen, debieran impulsarles a ponerse a trabajar: el pueblo de Aragón tiene derecho a ejercitar los suyos y el de Lleida a hacer lo propio, hasta que alguien con “juicio” ponga de acuerdo a ambas Comunidades y se llegue a una solución de consenso y no de crítica. Ya basta de sandeces; hagan algo Srs Políticos y pronto porque los dos Obispos, que se respetan y no se atacan, están cansados de ser utilizados –en mi criterio- y los ciudadanos nos merecemos un mejor trato del que nos están dando; con acierto escribía Séneca que “La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy” ; y cuando hablo de políticos también me dirijo a los “diplomáticos vaticanos”, a quienes debo hacer público he pretendido llegar para pedir se aceleren propuestas y soluciones, negándoseme a mi, las repetidas audiencias pedidas al Nuncio en España; mientras esa solución política no se ponga en marcha, se llenará la prensa de improperios contra el Obispo Piris, maniatado que lo sepan, por la Jerarquía que le ordena suscribir escritos por obediencia y por las Leyes que le impiden cumplir sus propósitos.-

Después de esto, mi conclusión es y lo digo con todo el respeto que me merece, ni el propio ex político D. Hipólito se cree su frase: “Porqué no asume Piris- la responsabilidad de devolver lo que sabe ajeno? “

 


 
 
 
 
Javier Gonzalo, advocat del Bisbat de Lleida