Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Demà és el dia de Sant Tomàs, l’apòstol, aquell al que Jesús digué “Porta el dit aquí i mira’m les mans; port ala mà i posa-me-la dins el costat”, aquell que  no admetia la Resurrecció mentre no tingués una confirmació pragmàtica de caràcter empíric, posant els dits a  a la ferida del costat, i a la vegada aquell que va fer una confessió de fe que omple el cor “Senyor meu i Déu meu!”. San Gregori Magne ja va afirmar que Tomàs ens va ajudar més amb la seva incredulitat que la resta dels apòstols amb la seva fe.

La tradició recull en Els Fets de Tomàs, un llibre de la literatura apócrifa, el sorteig i com li va ser adjudicat les terres de l’Índia, així doncs totes les notícies que es tenen sobre Sant Tomàs a l’Índia tenen a veure amb aquesta font. Grans historiadors van assenyalar Pèrsia o Partia com a destí de la seva missió, així ho va fer Eusebi de Cesarea en la seva historia de l’Església. I és que Pèrsia continuava amb l’Índia per la part Est, així que era tot el territori i més enllà. La tradició, certificada per Sant Efrem, San Jeroni i San Gregori de Tours, ens parlen de  la creença  que Tomàs va acomplir el seu ministeri i va patir martiri a la zona de Madràs. Fins avui hi ha aquí un grup de cristians,  que encara fan servir el siríac com a llengua litúrgica,i que son anomenats “cristians de Sant Tomàs”.

La tradició es refereix a l'arribada de sant Tomàs en aquestes terres per l'antic port de Muziris (actual Kodungallur, Kerala) l'any 52. ​​Segons aquesta tradició Tomàs l'apòstol va convertir 32 famílies de la casta braman i va fundar les esglésies popularment conegudes com 'Ezharappallikal' (Set esglésies i Mitja). Aquestes esglésies eren les de Kodungallur, Kollam, Niranam, Nilackal (Chayal), Kokkamangalam, Kottakkayal (Paravoor), Palayoor (Chattukulangara) i Thiruvithamkode.

La font més antiga coneguda sobre el viatge de l'apòstol a l'Índia és la que ja hem esmentat dels Fets de Tomàs, llibre probablement escrit a principis de segle III, tal vegada a Edessa (l’actual SanliUrfa de Turquia). Els Fets de Tomàs descriuen la visita de Tomàs al rei Gondofares, al nord de l'Índia. Segons aquest text Tomàs va viatjar a l'Índia per mar. A l’any 1872 es va descobrir que el rei Gondofares havia existit realment, i havia regnat entre els anys 21 i 47. Possiblement, l'autor dels Fets de Tomàs va tenir accés a dades històriques fidedignes pel que fa a l'Índia; no obstant això, això no constitueix cap prova d'historicitat pel que fa a el supòsit viatge de l'apòstol. Una tradició més tardana en fonts índies primerenques és la "Thomma Parvam" ( "Cançó de Thomas"). No hi ha evidència contemporània que mostri que Tomàs l'apòstol estigués a l'Índia, però sí que està clar que era possible que un jueu de l'època fes un viatge així. Els jueus habitants de la ciutat portuària de Cochin a la Costa Malabar se sap que ja vivien a l'Índia al voltant d'aquesta època.

Segons la tradició, Tomás va patir martiri a l'Índia el 3 de juliol de l'any 72. Per aquesta raó la seva festivitat se celebra el 3 de juliol. S'han conservat diversos himnes a l'apòstol Tomàs, atribuïts a Efrem el Sirià, en còdexs dels segles VIII i IX, que transmeten la tradició segons la qual les restes de Tomàs van ser portades a Edessa des de l'Índia per un mercader.

Hem viatjat, quan hem pogut amb els nostres grups a les terres del sud de l’Índia, i allà hem descobert les precioses comunitats cristianes, de les esglésies orientals antigues i també de les comunitats catòliques que allà també tenen una gran presència des de fa segles. Llocs com Cochin ens parlen de la tradició jueva de fa segles, llocs com Kerala de les tradicions dels cristians orientals antics, i llocs com Goa, on es conserva el cos de Sant Francesc Xavier, ens parla de les petjades dels jesuïtes en aquelles terres. Quines ganes de tornar a visitar Goa, d’ensenyar sobre aquells cristians, de veure i viure!

Us deixo unes notes del professor Antonio Piñero i del seu col·laborador Gonzalo del Cerro, per si voleu saber una mica més sobre la tradició que ens transmet l’apòcrif Fets de Tomàs:

Otro detalle, original del Apócrifo, es la denominación del Apóstol como “Judas Tomás”. Después de la mención de Tomás en el elenco de los Apóstoles, se cuenta el resultado del sorteo con estas palabras: “La India le tocó en suerte a Judas Tomás, llamado también Dídimo” (HchTom 1, 1). Pero enseguida, se dirige a él el Salvador diciendo: “No temas, Tomás” (HchTom 1, 2); y el texto refiere que el Señor señaló de lejos a Tomás” (2, 2). Luego, en el documento oficial de compraventa, se dice con cierta solemnidad: “Yo, Jesús, hijo de José el artesano, confieso vender a mi siervo, de nombre Judas” (2, 2). Hecha la venta, “el Salvador tomó a Judas, llamado también Tomás” (2, 3). Esta versatilidad en el uso de los nombre es constante a lo largo del Apócrifo. Pero el Evangelio de Tomás (gnóstico) conocía y usaba ya esta denominación como la de “Dídimo Judas Tomás, el que consignó por escrito las palabras secretas que pronunció Jesús el Viviente”. Estas palabras, que son el umbral del Evangelio de Tomás, tienen ecos precisos en el libro gnóstico Pistis Sophía (c. 42-43) y en los HchTom, por ejemplo, en el cap. 39.

La denominación de Judas es desconocida en el NT referida a Tomás. En cambio la de Dídimo (Mellizo) es fija en tres de las denominaciones que menciona el evangelio de Juan: 1) En Jn 11, 16 cuando Tomás exhorta a los demás apóstoles para que acompañen a Jesús en su regreso a Judea.- 2) En el citado encuentro con Jesús Resucitado (Jn 20, 24).- 3) En la aparición del Resucitado junto al lago (Jn 21, 2). La mención de Tomás va acompañada de la aclaración “el llamado Mellizo” (ho legómenos Dídymos). Vale la pena recordar aquí que el nombre Tomás significa en hebreo (arameo) “mellizo”. Se deriva de la raíz hebrea tha’am (duplicar, geminar). Como las “crías gemelas de las ovejas recién salidas del lavadero” (Cant 4, 2; 6, 6).

Lo que no aclaran los textos es de quién es mellizo. Se ha pensado en la posibilidad de que Judas y Tomás fueran los dos nombres de los eventuales mellizos, ya que la denominación exige la existencia de un segundo hermano. El texto del Apócrifo parece avalar la idea de que Tomás era mellizo de Jesús. El novio, hijo del rey, interpela a Jesús que se aparece con la apariencia de Tomás. “El Señor responde: Yo no soy Judas, llamado también Tomás, sino su hermano” (HchTom 11, 2). La serpiente asesina confiesa abiertamente: “Sé que tú eres el hermano mellizo de Cristo” (HchTom 31, 3). Y también se dirige a Tomás el pollino parlante diciendo: “Oh mellizo de Cristo” (HchTom 39, 1). No se da ninguna explicación del sentido concreto de la denominación, por lo que las opiniones se diversifican, incluida la interpretación espiritual. Como si Tomás fuera de alguna manera el doble de Cristo. También se ha pensado en el Judas mencionado en Mc 6, 3.

Hay un hecho social sobre el apóstol Tomás que no tiene otro origen que la noticia del Apócrifo. Es su patronato de canteros y albañiles. El texto de los HchTom empieza prácticamente con el contrato de compraventa por el que Jesús vende a Tomás a Abbanes, mercader del rey Gundafor de la India. El mercader buscaba un arquitecto que edificara un palacio para su rey. Y como tal arquitecto es Tomás objeto de la venta cumplimentada por su amo Jesús, hijo de José.

El Hecho II (HchTom 17-29) trata precisamente de la construcción del palacio. Tomás teoriza sobre las condiciones reales de una edificación: la ubicación más idónea para sus mejores prestaciones y comodidades, con atención especial a su orientación. Las habitaciones más nobles deben estar abiertas hacia los rayos benéficos del sol. La parte septentrional acogerá las menos practicables. Las teorías de Tomás entusiasman al rey que le da cuanto pide para la realización de sus planes.

Otra cosa es la práctica, porque en una pirueta piadosa, Tomás gasta el dinero del palacio en beneficio de los pobres. Sus razones consisten en la exégesis de que de esa manera está edificando para el rey un palacio en los cielos. El rey monta en cólera, pero una especie de Deus ex machina resuelve la complicada situación. Muere el hermano del rey, que vuelve del otro mundo para asegurar a su hermano que tiene en el reino de los cielos un espléndido palacio. Para Aristóteles, la solución es una incorrección del relato. Pero los sucesos cambian la suerte de Tomás, que de estafador deviene un héroe semidivino.

Pero lo importante y nuclear es que Tomás tiene una relación profesional con la arquitectura. Rafael, el pintor de las Logias del Vaticano, conocía este dato del Apócrifo cuando pintó a Santo Tomás Apóstol con un cartabón o escuadra en la mano. El artista sabía que así representaba al Santo con la herramienta representativa de su profesión.

En la colegiata de San Cosme y San Damián de la población de Covarrubias (Burgos), hoy en el Museo, hay un cuadro que representa el banquete de bodas de la hija del rey, al que asistía Tomás. En primer término aparece un perro que lleva y deposita sobre la mesa la mano sangrante de un hombre. Es la escena narrada en el primero de los Hechos que forman la estructura del Apócrifo (HchTom 6). La actitud de Tomás exasperó a un criado que le propinó una bofetada. El Apóstol le prometió el perdón de Dios en la otra vida, pero le vaticinó que esa mano sería “arrastrada por los perros”. El criado salió a buscar agua cuando fue atacado y descuartizado por un león. El cumplimiento del vaticinio impresionó a los comensales, informados por una flautista hebrea que había entendido las palabras del Apóstol dichas en hebreo.

Un detalle importante que la tradición destaca en sus memorias es que la tumba del apóstol Tomás era venerada en la ciudad de Edesa. Eusebio refiere con minuciosos detalles la relación de Tomás con el rey (basiléus, topárkhes) Abgar de Edesa. Este rey, agobiado por una grave enfermedad, escribió una carta a Jesús, del que había oído noticias sobre sus poderes taumatúrgicos. Jesús le prometió enviarle la ayuda solicitada. En efecto, “Judas, llamado también Tomás, envió a Tadeo, uno de los setenta” (HE I 13, 4ss), que cumplió la promesa del Maestro curando al príncipe enfermo. La monja española Eteria (s. IV), peregrina por los santos lugares, visitó en Edesa la iglesia y el “martirio”, “donde está sepultado el cuerpo completo del apóstol Santo Tomás” (Peregrinatio, XVII 1).

El origen de esta noticia se encuentra en los HchTom 170. Según los dos manuscritos principales que describen el martirio, el cuerpo de Tomás fue robado por un cristiano y trasladado a Occidente (U) o a Mesopotamia (P) “y fue sepultado por los nuestros en la ciudad de Edesa” (in urbe Edissa a nostris sepultus est). El poeta sirio San Efrén, “la Lira del Espíritu Santo” hace decir al diablo en uno de sus Himnos: “El Apóstol del que escapé en la India me ha alcanzado en Edesa”. La ciudad, llamada actualmente Urfa, está situada en la parte más septentrional de Mesopotamia, en la república de Turquía.