Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Hace una semana a raíz de la Campaña de los comprometidos y el inicio de #INVULNERABLES una  campañas de ámbito estatal –la primera- y de ámbito catalán –la segunda- a favor de la infancia, me preguntaron: ¿No tenías bastante con la tarea de la Plataforma de alimentos, la Residencia para personas sin hogar, y todo lo que tienes entre manos, como para meterte en un proyecto tan grande por la infancia? Simplemente respondí, -desde el corazón- que el amor no tiene límites y que esa es la razón para ello: para no parar, para imaginar, para implicarme e implicar a muchos.

Creo que estamos aquí, ante el reto de trabajar para romper el círculo de la pobreza y para sumar a todos los que quieran a la lucha contra la pobreza Infantil, y al compromiso por trabajar para conseguir la igualdad de oportunidades. Somos muchos los que nos hemos enamorado de un sueño, de una utopía, de un reto, y los que queremos que sea una realidad.

Sí, nos hemos enamorado de la humanidad y no estamos dispuestos a que nuestra querida humanidad, en cada uno de sus miembros vivos, no sea respetada y experimente la vulneración de sus derechos.

Desgraciadamente, muchos de los miembros más pequeños de esta humanidad de la que nos hemos enamorado, los más débiles, los que todavía no hablan, o hablan poco; los que tienen pocos años, o son adolescentes, están sufriendo. Y están sufriendo porque no les dejamos ser, crecer, vivir, porque los adultos y la sociedad, las políticas gubernamentales, les cierran el paso y los dejan en espera, porque como no votan, porque ¡no cuentan! Etc.

Y porque estamos enamorados, y los enamorados se vuelven locos por aquellos a los que aman, por aquellos que hacen latir más fuerte su corazón, queremos explicar nuestra locura, nuestro desazón, nuestros anhelos, el motivo de nuestras esperanzas y la necesidad urgente, imperiosa, de que, como nosotros, sean muchos los que se dejen seducir por la causa, la vida, los reclamos de los más pequeños de nuestra sociedad: los niños. 

Queremos que seamos capaces de mirarles a los ojos, y que reconociendo sus posibilidades, sufriendo sus carencias y sufrimientos, aceptemos el reto de trabajar junto a ellos, y por ellos para que se conviertan de verdad #INVULNERABLES.

Hoy, con la confianza que me da la humanidad y las personas, con la pasión y la fuerza de ese deseo quiero pedir a los que estáis leyendo estos apuntes, que dejéis que este fuego que quema y arde, os llegue en forma de luz, de calor, de fuerza, para que os suméis a la causa, para trabajar con nosotros y con todos los que quieran. Para que seamos muchos los que digamos alto y claro:  Tolerancia Cero a la pobreza infantil. Pero para decir más claro, más alto y más fuerte: Juntos lo conseguiremos; juntos haremos que los niños sean #Invulnerables.

En esta historia de amor, enamoramiento, hay muchos actores, y queremos que vosotros seáis protagonistas, y que juntos dejemos que sean los niños los que jueguen con titularidad en el partido de la vida.

Os invito a visitar: www.loscomprometidos.org

www.invulnerables.org