Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

 

El salmo 33 es un salmo de alabanza que se cantaba en motivo de alguna fiesta aunque no se puede precisar en concreto a qué fiesta se refiere. De él leemos algunos versículos en este segundo domingo de Cuaresma del ciclo A (Sal 33, 4-5.18-19.20.21) El salmo es un homenaje que se tributa al Señor en un acto de culto. Se alaba al Señor sobre todo porque es creador.

"La palabra del Señor es sincera". La expresión tiene su importancia sobre todo en los tiempos que vivimos donde el valor de los escritos notariales pasa por encima el peso de la palabra dada y pronunciada. La palabra se la lleva el viento solemos decir. En la Biblia, todo lo contrario, la palabra ( "dabar" en hebreo) tiene una gran fuerza, sobre todo si es pronunciada por Dios. En el Antiguo Testamento aparece 1.500 veces, 241 de las cuales lo hace en los escritos proféticos. En nuestro texto el término aparece con dos connotaciones significativas de las muchas que tiene. La palabra es sincera, es decir, no engaña, cumple lo que dice, realiza lo que anuncia. Es el instrumento que lleva a su cumplimiento la voluntad divina. Dice el profeta Ezequiel: "Porque yo, el Señor, hablo y la palabra que yo digo se cumplirá sin esperar más ... cuando yo diga una palabra la cumpliré. Lo afirmo yo, el Señor. Ninguna palabra mía no se hará esperar más; lo que yo digo se cumplirá "(12,25-28). En el mismo sentido habla el segundo Isaías: "La palabra que sale de mi boca no volverá infecunda. Realizará lo que yo quería, cumplirá la misión que le había confiado" (55,11).
Esta fecundidad de la palabra nos sitúa en el otro significado del término, la dimensión dinámica de la palabra. Dios crea hablando. Aunque el término "dabar" no aparece en los relatos de creación de Génesis, el salmo deja claro que es con la palabra que Dios lleva a cabo su acto creador: "El Señor hizo el cielo con la palabra".

Un binomio de términos aparecen en el salmo que también tienen en los textos bíblicos una gran importancia: el derecho y la justicia. "El Señor ama la justicia y el derecho" Israel se vale de imágenes extraídas de la vida diaria para hablar de Dios, una de estas es la de juez. La justicia en el Antiguo Testamento, antes de que una obediencia a unas normas, busca establecer unas relaciones sociales que originen un bienestar en la comunidad, cuando se destruyen las relaciones comunitarias se produce la injusticia.oncede

La justicia pertenece a Dios, pero es el rey quien la ejerce como don en su nombre. "Concede, oh Dios, al rey tus juicios da tu justicia al hijo del rey" (Sal 72,1). Lo que pasa es que a menudo los reyes y gobernantes se olvidan de practicar la justicia y el derecho y los que salen perjudicados son los más desfavorecidos. Lo dice claro un texto del profeta Isaías: "Ah, como se ha prostituido la ciudad fiel! En ella habitaba el derecho, ... pero ahora está llena de asesinos. Tus gobernantes son unos bandoleros, No defienden los huérfanos, no admiten el llanto que les dirigen las viudas. Por eso el Señor, soberano del universo, el Poderoso de Israel, afirma: Sión será rescatada gracias al derecho, sus habitantes se convertirán en virtud de la justicia "(1, 21-27) y será Jeremías el profeta que anhelarà  un sucesor de David, rey que ejercerá el derecho y la justicia (Jr 23,5).

Las palabras de Jeremías expresan la gran esperanza de Israel: el Mesías que ha de instaurar la práctica del derecho y la justicia; para las comunidades cristianas este no será otro que Jesús.

Domingo 2º de Cuaresma. 8 de Marzo de 2020Lo dice claro