×

Missatge d'avís

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

El tren va arribar pasades les onze i quart del dimarts 23 de juny al baixador de Castelldefels Platja. Es van obrir les portes per deixar baixar a tota aquella gentada que anava a la platja. Hi havia eufòria però no perquè anessin beguts (alguns probablement ho havien fet) o dopats. Els dos amics comentaven…

 

-       Que bien!. Ya hemos llegado. Vamos a pasarla chevere.

-       Espero no dormirme. He comenzado a trabajar a las seis y media. Me he levantado a las cinco y así hasta las siete de la tarde. He vuelto a casa. Me he duchado porque nunca se sabe y he comido algo con mis viejos.

-       Tu que eres un suertudo, que los tienes aquí. Si tuviese dinero ahorrado me gustaría ir a Colombia a verles pero no alcanzo nunca a guardar mucho. Es que después de currar toda la semana no puedo quedarme en casa el viernes noche…y el sábado…Además, si quiero estar con alguna pelada en algún sitio deberé verlas.

-       Que chimbada!. Cuánta gente en el puente para pasar al otro lado. No vamos a llegar nunca a la playa. A mí esto de la verbena me gusta. Me recuerda cuando en Medellín celebramos las Fiestas de las Flores, nos vamos a Rio Negro al restaurante el sábado noche pa´bailar y pasarla bien. Allí conocí a Pochola y allí me dejó cuando me vine. No he querido saber más de ella pero si volviera…La verdad es que la quería.

-       Yo ahora lo que quiero es situarme aquí. Mi jefe me dice que si sigo así me subirá el sueldo y me hará encargado.

-       Y no te apetece estudiar algo?

-       Eso se queda pa los bachilleres. Yo quiero trabajar, pasarla bien, encontrar una pelada rica,  casarme y tener niños.

-       Pues a mi me gustaria volver a estudiar. Mira a estos, pasan del puente pa´llegar a la playa. Y si hacemos como ellos?

-       Pues venga, que cuando lleguemos ya no haya arena.

 

De sobte, de la foscor, surt el tren, l’Altaria que ve d’Alacant. Diu el botiguer que encara no havia tancat que va sentir soroll com de pedres. Eren aquells joves, els seus somnis, les seves vides.

Per que permets aquestes coses, Déu meu?.Dóna'ls la teva Pau