Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Seguim amb la darrera entrega de l’entrevista i anàlisi de documents del jesuïta i arquitecte Enric Comas (articles anteriors 1 i 2). En aquest darrer apartat presento unes conclusions de la visió de l’arquitectura categoritzada com religiosa per l’autor en l’article que em va fer arribar.
 
1_ L’arquitectura sacra, abans que res, és arquitectura
 
“Por mi parte entiendo que la arquitectura sacra ante todo tiene que ser arquitectura. (...) La arquitectura viene determinada por tres coordenadas: una utilitaria (porque lo no útil como tal escapa al dominio de la arquitectura para entrar en el de la escultura, pintura, etc.), otra técnica (condición necesaria de existencia del edificio) y, finalmente, una tercera humano-social. (...) La misión primordial de la arquitectura será, pues, la creación de un espacio-ambiente que contribuya a satisfacer estas indigencias del espíritu a través de su funcionalismo material.”
 
2_ No hi ha arquitectura “ex opere operato”
 
“No existe el “tabú” de una arquitectura religiosa que actúe “ex opere operato”, como un sacramento, sobre sus usuarios. (...) No es el arte el que es religioso, sino el tema, el artista, el espectador. No existen ciertas forma exclusivas de lo sagrado que lo distingan de lo profano: eso seria fariseísmo artístico.”
 
3_ La sacralitat del temple cristià es troba en la convocació dels fidels (l’Església)
 
“(...) Sólo la Iglesia, por disposición de Jesucristo, puede dar a Dios el culto adecuado. A veces se ha formulado, como una antinomia, que el templo cristiano tiene que ser a la vez casa de Dios y la casa de los hombres; se ve en la conciliación de estos dos extremos alguna dificultad. Desde el momento que el Verbo se encarnó, esta antinomia, que podría valer para el Antiguo Testamento, se resuelve por sí misma. (...) En consecuéncia y resumen, tanto más será el templo casa de Dios, cuando más sea la casa de la comunidad de los hombres en los que habita Dios.” (Col 2,9; 1 Co 3,16-17; 1 Co 10,17; Jn 6,57).
 
4_ Els estils històrics són superficials.
 
“(...) Es, por consiguiente, de una superficialidad cristiana alarmante la pretensión de dar “religiosidad” al templo por el empleo de estilos históricos.”
 
5_ El temple secular.
 
“Más bien es hoy condición importantísima para que la iglesia sea la casa de la comunidad, la sintonización del edificio con el medio intelectual y social del día. Las inquietudes y modos de ser contemporáneos deben encarnarse en él, y a la vez hay que evitar radicalmente todo caràcter de agresividad o insolencia que, en esta segunda mitad del siglo XX, daría cualquier ostentación de riquezas o forma. Esto contrastaría demasiado con un mundo que padece miseria material y moral, y llevaría más a blasfemar de Dios que a acercarse a Él.
(...) El templo debe ser un edificio más entre los circundantes, en su lenguaje, en la discreción de sus masas, en el empleo de las estructuras y de los materiales. Su caràcter diferencial, vigoroso y profundo, estará en la irradiación espiritual, fruto de la fidelidad al mensaje que trae, a la función litúrgica que la llena”
 
6_ La litúrgia com a mestra
 
“Por ello, y esta es una consecuencia fundamental, la liturgia es la maestra en el templo: ella es la que rige i dirige toda la acción cultual que en él se ha de tener. Y el centro de la liturgia, el Sacrificio Eucarístico, será el punto de partida.”