Un sábado por la tarde, invitado a animar una sesión formativa para jóvenes adultos, propuse un ejercicio práctico. Dos voluntarios salieron al centro del grupo. El suelo estaba embaldosado en cuadrados. Indiqué que los dos se distribuyeran 18 baldosas. Tras unos momentos de incertidumbre, cada uno de ellos se adueñó del espacio correspondiente a nueve baldosas. Distribución justa y equilibrada. Cada uno tenía su espacio propio, en el que gozaba de total libertad, y sabía que las otras nueve baldosas no eran su territorio, sino el de su compañero.

Un sábado por la tarde, invitado a animar una sesión formativa para jóvenes adultos, propuse un ejercicio práctico. Dos voluntarios salieron al centro del grupo. El suelo estaba embaldosado en cuadrados. Indiqué que los dos se distribuyeran 18 baldosas. Tras unos momentos de incertidumbre, cada uno de ellos se adueñó del espacio correspondiente a nueve baldosas. Distribución justa y equilibrada. Cada uno tenía su espacio propio, en el que gozaba de total libertad, y sabía que las otras nueve baldosas no eran su territorio, sino el de su compañero.

Un dissabte a la tarda, convidat a animar una sessió formativa per a joves adults, vaig proposar un exercici pràctic. Dos voluntaris van sortir al centre del grup. El terra estava enrajolat en quadrats. Vaig indicar que els tots es distribuïssin 18 rajoles. Després d’uns moments d’incertesa, cadascun es va apropiar de l’espai corresponent a nou rajoles. Distribució justa i equilibrada. Cadascun tenia el seu espai propi, on gaudia de llibertat total, i sabia que les altres nou rajoles no eren el seu territori, sinó el del seu company. Tot el grup va semblar que validava el resultat.

El papa Francisco acaba de reformular el artículo 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. Antes, dicho artículo era altamente restrictivo, pero dejaba alguna rendija abierta: “La Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas”.

El papa Francesc acaba de reformular l’article 2.267 del Catecisme de l’Església catòlica sobre la pena de mort.

Creer en la Asunción de María como dogma de fe no basta. Hay que encontrarle el sentido que tiene para nuestra vida. Cuando el papa Pío XII proclamó el 1 de noviembre de 1950 que María fue asunta en cuerpo y alma al cielo, ¿qué significa? ¿Qué sentido tiene para los hombres y mujeres de hoy?

No n’hi ha prou amb creure en l’Assumpció de Maria com a dogma de fe. Cal trobar-li el sentit que té per a la nostra vida. Quan el papa Pius XII va proclamar l’1 de novembre del 1950 que Maria va ser assumpta en cos i ànima al cel, què significa? Quin sentit té per als homes i les dones d’avui?

SF (Sense ficció) de TV3 emitió el pasado 12 de junio dos programas consecutivos sobre los abusos sexuales: Shootball y Pedofília a l'Església: El pes del silenci. Shootball dirige los focos sobre Joaquín Benítez, profesor de Educación Física, pendiente del juicio que tendrá lugar a finales del primer trimestre del año próximo, una vez ya se ha acabado su fase de instrucción. El relato deja atrás, por un tiempo, las salas de justicia para regresar a los platós.

SF (Sense ficció) de TV3 va emetre el 12 de juny passat dos programes consecutius sobre els abusos sexuals: Shootball i Pedofília a l'Església: El pes del silenci. Shootball dirigeix els focus sobre Joaquín Benítez, professor d’Educació Física, pendent del judici que tindrà lloc a finals del primer trimestre de l’any vinent, quan s’hagi acabat la fase d’instrucció. El relat deixa enrere, durant un temps, les sales de justícia per tornar als platós.

San Jorge cabalga con su lanza. Arriesgando su vida, tiene que enfrentarse a los dragones. Una imagen bélica que parece desentonar con un día tan especial en Cataluña, donde los libros y las rosas cobran el máximo protagonismo. Cultura y sensibilidad frente a violencia y ataques. No hay contraposición, como podría parecerlo a primera vista. La revolución de las sonrisas, de los lirios en la mano, de los colores en las camisetas no ha sido interpretado como una invitación a la libertad y a la negociación, a compartir un proyecto colectivo con garantías de inclusión.