La responsabilidad de comulgar recae en la conciencia del divorciado vuelto a casar