La familia Vedruna celebra y mantiene vivo su carisma

(Jordi Llisterri / Gloria Barrete-CR / Vic) Las hermanas vedruna siempre sonríen. Y más cuando están de fiesta. Dentro de los actos de los 190 años de la fundación de las Carmelitas de la Caridad Vedruna, este fin de semana lo han celebrado con un encuentro organizado en Vic por la nueva provincia europea. Fue un acto sobre todo festivo coincidiendo con la celebración del día de Santa Joaquina de Vedruna. Un sábado de encuentro con una eucaristía, una comida y un festival en torno a las obras de arte que ha inspirado casi en doscientos años la santa nacida en Vic.

En este vídeo, el equipo provincial Europeo, explica cómo están viviendo este momento de reorganización de la presencia Vedruna en Europa: la provincial Narcisa Fiol, la responsable de formación Lola Arrieta, y la de apostolado María Gracia Gil.

A pesar de la expansión y el crecimiento que hoy tienen las Vedruna en Latinoamérica, África y Asia, muchas hermanas de Europa se han hecho mayores. Pero mantienen una gran actividad y trabajan en más campos de los que se conocen y están consolidando una red que "mantenga vivo el carisma Vedruna". Así lo explicaba Narcisa Fiol al principio del encuentro. "Hay que llevar el Evangelio tal como Joaquina lo haría hoy" y para ello hay que "hacer crecer el sentido de pertenencia y la conexión entre todos" y "seguir trabajando con responsabilidad, calidad y calidez". Es el objetivo en estos años de construcción de la nueva provincia europea, que agrupa las tres provincias que hasta hace poco había en Cataluña con las del resto de Europa.

Por ello, el encuentro también fue una muestra de todas las actividades que desarrollan conjuntamente religiosas y laicos bajo el carisma vedruna. Además de las escuelas, hospitales y casas de caridad que impulsó santa Joaquina, actualmente el servicio de las vedruna se multiplica en diversos ámbitos del campo de salud y de obras sociales, en la presencia en barrios, en hogares juveniles, o en la pastoral en las parroquias y con los jóvenes.

En el acto matinal en el Colegio de El Escorial de Vic, representantes de todas estas obras y comunidades recibieron un obsequio y un reconocimiento público. Todos los asistentes volvieron a casa con una llave de metal con la inscripción: "Familia Vedruna en misión: gracias por formar parte".

Entre estos reconocimientos, hubo los de algunos descendientes directos de Joaquina de Vedruna, que tuvo nueve hijos antes de enviudar y fundó la congregación carmelita de vida activa. Y también la entrañable dibujante Pilarín Bayés. "Yo aprendí a dibujar en esta escuela", explicó. Y destacó como le fascina el empuje de Santa Joaquina, que no esperaba que nadie viniera a arreglar los problemas del país: "Ella decía 'demos un paso adelante y los problemas los arreglaremos nosotros', como hizo mucha gente catalana en aquel momento ".

Por la tarde se hizo una muestra celebrativa sobre lo que había aportado la comunidad vedruna en el mundo del arte. Varias hermanas dedicadas a la música, la escritura o el arte ofrecieron su visión sobre la contribución a la belleza inspiradas en Santa Joaquina. Varios cantos, un aurresku y una sardana, completaron la fiesta, además de la música de dos hermanas italianas y del grupo Ain Karem, formado por tres hermanas vedruna de Madrid.

El momento central del encuentro fue la eucaristía en la iglesia bajo la mirada de Santa Joaquima. El obispo Agustín Cortés presidió la celebración acompañado, entre otros, por el obispo Jaume Traserra; el presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña, Máxim Muñoz; y Ricard Costa-Jussà, provincial de los Claretianos, fundados también en Vic por un santo contemporáneo a Joaquina de Vedruna.

Cortés remarcó la "entrega absoluta" que llevó a Santa Joaquina a fundar la congregación. El obispo de Sant Feliu explicó que esta donación a los demás sólo se entiende si la mueve "un amor encontrado", un amor "que hemos conocido por el hecho de que Jesús nos ha amado y por cómo nos ha amado". Por lo tanto, todo está construido sobre "un regalo que hemos recibido", que lleva a "un amor bien activo, que asume la pobreza como opción fundamental".

Al final de la misa, Narcisa Fiol pidió que toda la comunidad Vedruna, religiosas y laicos "sigamos invitando a todos a la mesa de Jesús". El encuentro de celebración también se realizará el próximo fin de semana en Valladollid.

En este vídeo podéis escuchar la intervención de la mañana en la que el equipo provincial europeo reflexiona sobre el futuro de la familia Vedruna.

Vídeo: 
Institucions: 

Páginas