Mostrar i amagar el cos

 
El passat 22 d'agost, La Vanguardia publicava un article del profesor Alfons Puigarnau que oferia un enfoc absolutament diferent de l'habitual a l'hora de parlar del burca. Un enfoc, diem-ne, antropològic o estètic, sobre el paper que assignem al cos a l'Orient i a l'Occident. Donant per fet que el fenomen de la secularització ha arribat al cos, de manera que dificultem el següent procés:
 

Todo cuerpo humano se identifica hacia afuera; pero fundamentalmente se experimenta hacia adentro. Posiblemente, la identidad corporal es exteriorizada como consecuencia de un sentimiento íntimo, no visible, que experimenta la persona ante sí misma y que eventualmente manifiesta. La estética corporal bascula entre un esconderse y un mostrarse. Es un resquicio abierto entre la afirmación de una intimidad pudorosa y la negación impúdica del escaparatismo.

 
Així, la dona que tapa el cos evita mostrar-lo al que el desitja sense legitimitat, alhora de evita la seva  realització personal. Alhora, la qui el mostra nu, sembla mutilada de la seva intimitat: "Al explicitarlo casi todo, poco queda para una comunicación más profunda", de manera que la intimitat "queda eclipsada por la propia presencia corporal" (vegeu Monzó, també).
 
De tota manera, diu l'autor, professor d'Estètica i Teoria de les Arts a la UIC, "algo de sagrado tiene esta conexión entre mostrar i esconder", com si fos un dels jocs del Barroc, on l'art es mostra tapant (la nuesa dels blancs de Zurbarán, per exemple) o s'amaga mostrant, molts cops. De manera que "el oriental burka (que enseña lo físico y esconde lo anímico) y el occidental desnudismo (que muetsra lo físico y esconde lo íntimo) se deban a la progresiva secularización del cuerpo. Ese mismo que en Oriente de desacraliza negándose y en Occidente de seculariza mostrándose", diu.