Benet XVI i el fútbol